Países bálticos piden a EEUU que no desestime la amenaza de Rusia

Anuncios

Washington (AFP)

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países del Báltico, tres estados miembros de la OTAN, instaron a Washington y líderes occidentales a tomar en serio las amenazas rusas "sin precedentes desde los años 1930 y 1940".

El lunes los altos funcionarios estonios, letones y lituanos agradecieron a la administración de Donald Trump por su apoyo a la OTAN, en una ciudad particularmente consciente de interferencias rusas.

Después de su entrevista con el secretario de Estado Rex Tillerson, Sven Mikser (Estonia), Edgars Rinkevics (Letonia) y Linas Linkevicius (Lituania) expresaron a la AFP sus temores de una amenaza rusa "híbrida" que incluye ciberataques e intimidaciones militares, entre otros.

"Creo que hemos visto en los últimos tres o cuatro años que las naciones democráticas están siendo blanco de ataques", dijo Rinkevics.

"La base misma de nuestras instituciones democráticas es el objetivo de los ataques por las redes sociales, a través de información falsa", continuó. "Es importante que permanezcamos solidarios", agregó, y al tiempo que también denunció "la influencia del dinero".

Los presidentes de esos países bálticos viajarán a Washington a principios de abril para reiterar este mensaje, con la esperanza de que sean amplificados y extendidos por el presidente Donald Trump y escuchados por Moscú.

Edgars Rinkevics describió la amenaza como "sin precedentes" desde los años 1930 y 1940, cuando las jóvenes repúblicas bálticas cayeron bajo el control de la Alemania nazi y la Unión Soviética.

Desde el colapso de la Unión Soviética, los tres países se han acercado a Occidente, incluida la OTAN y la Unión Europea.

Pero el presidente ruso, Vladimir Putin, ve a estos tres países vecinos como parte de su zona de influencia. Para los países bálticos, sus ruidosas declaraciones sobre el colapso de la URSS ("la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX") y la anexión de Crimea les convierten en una amenaza real que genera inquietud.

El año pasado, la OTAN instaló cuatro batallones multinacionales en Polonia y los países bálticos, como medida de prevención ante posibles pretensiones rusas. El ejército de Estados Unidos envió por su parte a Lituania una batería de defensa antimisiles Patriot para ejercicios.

Los tres gobiernos bálticos se han quejado durante mucho tiempo de la "guerra híbrida" lanzada por Moscú, la cual utiliza en forma conjunta medios como la intimidación militar, la manipulación política y financiera, los ataques cibernéticos en las redes virtuales y las técnicas de propaganda agresivas.

Pero advirtieron que sería peligroso, insisten, centrarse solo en uno de estos aspectos en un momento en que el ciberespacio, la economía globalizada y el mercado de los medios se están fundiendo.

"La seguridad de hoy es cada vez más invisible", dijo el estonio Sven Mikser. "No existe una división clara entre seguridad interna y externa, incluso en términos de geografía, la seguridad se está globalizando", agregó.

A su vez, el ministro lituano ha destacado con inquietud el discurso belicoso de Vladimir Putin la semana pasada, en el que el presidente ruso elogió los nuevos misiles rusos "invencibles"

"Este tipo de diálogo es inaplicable, es poder militar, no es diálogo", argumentó.

Los tres ministros están de acuerdo en que, ante la demostración de fuerza de Moscú, se sentirían tranquilos de ver a las tropas de sus aliados estadounidenses, franceses y británicos estacionados de forma más permanente en los países bálticos.