Plazo judicial deja el pleno de investidura en Cataluña en el aire

Anuncios

Madrid (AFP)

Un juez del Tribunal Supremo español dio cinco días a las partes para presentar alegaciones sobre la solicitud de liberación del independentista Jordi Sánchez para ser elegido presidente de Cataluña, un plazo que dejó en el aire su sesión de investidura prevista para el lunes.

"El juez Pablo Llarena ha dado hoy traslado a las partes para que en el plazo de cinco días informen sobre las peticiones de libertad presentadas por Jordi Sánchez" y otros líderes independentistas en prisión provisional, indicó a la AFP una fuente judicial.

Los cinco días hábiles se cumplen el martes, un día después de la fecha en que el Parlamento regional tenía prevista comenzar a celebrar el debate de investidura.

Por ahora no ha habido reacción de la presidencia del Parlament, que convocó la sesión y tiene potestad para postergarla.

Sánchez pidió permiso al juez Llarena para poder salir de la cárcel donde lleva desde mediados de octubre investigado de sedición en relación con una manifestación convocada en septiembre pasado por una asociación independentista que presidía, para acudir a la sesión en la cámara regional.

Licenciado en ciencias políticas de 53 años, Sánchez fue propuesto por el líder separatista Carles Puigdemont, instalado en Bélgica y perseguido en España por rebelión y sedición, quien retiró su candidatura a la presidencia catalana ante la imposibilidad de ser investido.

Aunque los independentistas suman mayoría en el Parlamento, Sánchez no es respaldado por una pequeña formación secesionista, lo que pone en duda que su candidatura logre superar los votos en contra de los partidos no separatistas.

De todas maneras, la lista independentista que sacó más votos en las elecciones del 21 de diciembre, Juntos por Cataluña, defendió que "Sánchez continúa siendo el candidato a la investidura", dijo su portavoz Eduard Pujol.

"No entenderíamos que el Tribunal Supremo no se espabilara a resolver favorablemente la petición de libertad", afirmó.

"Proponen a Sánchez porque saben que probablemente no podrá ser presidente, porque saben que eso contribuirá al relato del victimismo", declaró de su lado Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos (centroderecha antinacionalista), primera fuerza parlamentaria pero sin apoyos para gobernar.

Cataluña, región nororiental de 7,5 millones de habitantes, se mantiene bajo control directo del gobierno español de Mariano Rajoy desde el 27 de octubre, cuando Madrid cesó al ejecutivo de Puigdemont después de que el Parlamento regional declarara la independencia.