El lanzamiento de precandidaturas calienta el clima electoral en Brasil

Anuncios

Brasilia (AFP)

El jefe de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, lanzó este jueves su precandidatura presidencial para octubre y sumó un nuevo aspirante al superpoblado espacio de derecha y centro-derecha, que de momento no despega en las encuestas.

Aliado renuente del presidente conservador Michel Temer, quien embozadamente también coquetea con postularse, Maia defendió un ideario liberal durante un acto patrocinado con el lema "O Brasil que vai dar certo" (El Brasil que va a resultar bien).

"Acepto ser el candidato del cambio. Acepto ser candidato a la presidencia de la República", dijo el diputado del partido Democratas (DEM, derecha), de 47 años.

"Nuestra generación no va a fallar", añadió.

Con 38 diputados, el DEM es una fuerza considerable dentro de la pulverizada Cámara baja de Brasil, de 513 escaños, que jugó fuerte en favor de la destitución en 2016 de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff.

Pero por el momento, Maia está fuera del radar de los sondeos. Un presente común para las muchas candidaturas promercado que podrían disputar el poder el 7 de octubre, fecha de la primera vuelta, incluido el propio Temer.

Maia obtuvo menos de 1% de intenciones de voto en una encuesta de la Confederación Nacional del Transporte (CNT) divulgada el martes pasado.

Los sondeos son liderados holgadamente por el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), con un tercio de intenciones de voto.

Pero su candidatura es un gigantesco signo de interrogación. Condenado a más de 12 años de cárcel por corrupción, lucha contrarreloj en la justicia para salvar su candidatura e incluso su libertad.

A varios meses de la apertura oficial para la inscripción de candidaturas (del 20 de julio al 15 de agosto), detrás de Lula se recorta con nitidez el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, con 16,8%.

El Partido Democrático Trabalhista (PDT, centro-izquierda) lanzará igualmente este jueves la candidatura de Ciro Gomes, exministro tanto de Lula como de Fernando Henrique Cardoso (centro-derecha, 1995-2002).

Gomes, de 60 años, es uno de los nombres más mentados para ocupar el eventual vacío que se abriría en la izquierda ante una eventual veda a Lula.

Con estudios en Harvard y con un estilo de confrontación, será la tercera vez que busque la presidencia. Por el momento, cuenta con apenas un 4,3% de intenciones de voto, según la encuesta de CNT. Sin Lula, ese caudal se duplicaría.