Retiran en EEUU premio a Aung San Suu Kyi por su silencio sobre los rohinyás

Anuncios

Washington (AFP)

El Museo del Holocausto de Washington retiró el miércoles a la gobernante birmana Aung San Suu Kyi un premio que le concedió por su combate contra la dictadura y por las libertades, en razón de su inacción en la crisis de los rohinyás.

Alrededor de 690.000 musulmanes rohinyás que vivían en el oeste de Birmania se refugiaron en el vecino Bangladesh desde fines de agosto de 2017 para huir de la persecución del ejército, calificada de "limpieza étnica" por las Naciones Unidas.

"Esperábamos que usted -en tanto persona saludada por su compromiso en favor de la dignidad humana y los derechos del hombre universales- hiciera algo para condenar y frenar la brutal campaña militar y expresara su solidaridad con la población rohinyá", explicó el museo en un comunicado.

Por el contrario, "la Liga Nacional por la Democracia, bajo vuestra dirección, se negó a cooperar con los investigadores de las Naciones Unidas (y) propagó una retórica de odio hacia la comunidad rohinyá", agregó la institución en alusión al partido político de Aung San Suu Kyi. El museo llamó además a la dirigente a emplear "su autoridad moral para responder a esta situación".

Obligada a la disidencia durante cerca de 30 años, 15 de ellos bajo arresto domiciliario, Aung San Suu Kyi recibió en 2012 el premio "Elie Wiesel" entregado por el Museo del Holocausto por su "acción valiente y su gran sacrificio personal" contra la junta birmana y su combate por "la libertad y la dignidad del pueblo birmano".

Pero la premio Nobel de la paz 1991, que encabeza el gobierno civil de su país desde 2016, ha sido duramente criticada por su falta de compasión respecto a la situación de los rohinyás y su silencio en relación al papel del ejército, con el cual debe negociar en el plano político para poder gobernar.

La mayoría de los birmanos, influenciados por un fuerte nacionalismo budista, consideran a los rohinyás como extranjeros y los perciben como una amenaza al predominio budista en el país.