Economía

UE privilegia el diálogo en conflicto sobre aranceles al acero y aluminio

Las banderas de la Unión Europea revolotean frente a la sede de la Comisión de la UE en Bruselas, Bélgica, el 8 de marzo de 2018.
Las banderas de la Unión Europea revolotean frente a la sede de la Comisión de la UE en Bruselas, Bélgica, el 8 de marzo de 2018. Yves Herman / Reuters

La comisaria europea de comercio confía en que el bloque será eximido de los impuestos que Donald Trump impuso a las importaciones de acero y aluminio, al igual que México y Canadá.

Anuncios

La Unión Europea (UE), que exporta cada año 5.000 millones de euros de acero y 1.000 millones en aluminio a Estados Unidos, no quedó indiferente al anuncio de Donald Trump, que echando mano al artículo 232 que permite limitar la importación de ciertos productos por razones de defensa nacional, usado durante la crisis petrolera de los 70, impuso un impuesto de importación del 25% al acero y de un 10% aluminio, restricciones que comenzarán a regir dentro de quince días.

La comisaria europea de comercio Cecilia Malmström recordó durante una intervención frente al think-tank estadounidense German Marshall Fund en Bruselas que “el diálogo es siempre la primera opción para la UE”. Dijo además que la región no es “una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU., por lo que esperamos ser eximidos” de las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos.

Efectivamente la Casa Blanca explicó que “por ahora” México y Canadá quedan exentos del pago y todos los países afectados podrían negociar con Estados Unidos una eventual excepción. Es justamente lo que planea Malmström para quien “lo que dijo el presidente estadounidense no fue muy claro”. La sueca conversará  del tema mañana sábado 10 de marzo con el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer y con el ministro japonés de Economía Hiroshige Seko, durante una reunión de la Comisión Europea prevista hace tiempo.

Malmström rercordó que el bloque está listo para tomar medidas emblemáticas y rápidas sobre una lista de productos estadounidenses emblemáticos como la mantequilla de cacahuete, el jugo de naranja e incluso el bourbon, como contrapartida. Aunque ella asegura que “la UE es un proyecto pacífico”.

Más enérgica fue la reacción de la ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, que denunció el “proteccionismo” de Trump que protege “con barricadas a su país incluso en contra de la opinión de su partido, de los empresarios y los economistas”. Durante el anuncio de estas nuevas tasas Trump atacó directamente a Berlín en materia comercial y militar y criticó el débil gasto alemán en el seno de la OTAN.

Tenemos amigos y enemigos que se han aprovechado de nosotros durante años en el comercio y la defensa”, dijo Trump y recalcó que “Alemania paga un 1% y Estados Unidos un 4,2% del PIB como aporte a la alianza de defensa”, dijo Trump.

Por su parte el secretario de estado francés, Jean-Baptiste Lemoyne, llamó al diálogo y dijo que todas “las opciones están sobre la mesa”. El presidente del Parlamento europeo, el italiano Antonio Tajani, calificó en cambio de “decepcionante” la decisión de Trump.

De su lado los afectados más directos de la asociación de empresas siderúrgicas europeas Eurofer "condenaron firmemente" la medida porque "puede costar decenas de miles de empleos". Y remarcaron que “Estados Unidos puede sufrir también irónicamente una caída de empleos”.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24