Saltar al contenido principal

Colombia: exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno, condenado a cuatro años de cárcel

Noticiero Cámara de Representantes / YouTube

Luis Gustavo Moreno encabezaba la lucha en contra de las prácticas corruptas en la Fiscalía General de la Nación, antes de ser él mismo destituido por acusaciones de corrupción.

Anuncios

Este viernes 9 de marzo la Corte Suprema de Justicia de Colombia entregó su fallo sobre Luis Gustavo Moreno. El exfiscal fue condenado a cuatro años y diez meses de cárcel y a pagar una multa de cerca de 40.000 dólares por los delitos de concusión y utilización indebida de información privilegiada de la Fiscalía.

La acusación reveló que Moreno exigió sobornos al entonces gobernador del departamento de Córdoba, Alejandro Lyons, a cambio de información sobre sus procesos. Con la complicidad de un abogado, reclamaba sumas importantes de dinero por obstruir graves casos de desfalco de dinero público en esta región caribeña.

Al parecer lejos de ser un caso aislado, la caída de este fiscal ha revelado la sistematicidad de ciertas prácticas ilícitas en el rama judicial colombiana. El proceso en su contra destapó uno de los mayores escándalos de corrupción del país, que se identifica como el caso del ‘cartel de la toga’.

"Perplejidad" de la institución frente a un jefe de la Unidad Anticorrupción corrupto

Luis Gustavo Moreno fue nombrado Fiscal Delegado de la Unidad Anticorrupción en septiembre de 2016 y fue destituido y detenido tan solo 9 meses después, en junio de 2017. La carrera del joven abogado se interrumpió bruscamente luego de conocerse un grave caso de extorsión que sigue sacudiendo a Colombia.

En su sentencia, la Corte Suprema de Justicia detalla cómo Moreno exigió al exgobernador de Córdoba, a través de un emisario, sobornos a cambio de su intervención para desviar investigaciones. "Informaron a Alejandro Lyons que tenían acceso a lo expuesto confidencialmente por los mencionados testigos, pidiéndole por la copia de las declaraciones $100.000.000 (de pesos colombianos) y una suma adicional para ayudarle en el proceso", indica el documento.

Dichas investigaciones que se quisieron afectar se relacionan con acusaciones de robo de recursos de regalías y de salud. El exfiscal buscó explícitamente obtener beneficios económicos, “abusando de su cargo, Moreno exigió a Alejandro Lyons dinero a cambio de entorpecer las investigaciones judiciales que se adelantaban en su contra, orientados a atemorizar a la víctima a fin de que accediera a sus pretensiones”, dice el fallo de la Corte.

En la misma sentencia, los magistrados expresan su "perplejidad" frente al hecho de que un funcionario "precisamente encargado de luchar contra la corrupción, defraudó tan hondamente la credibilidad del conglomerado social en sus funcionarios e instituciones", un símbolo que no iba a caer solo.

El "cartel de la toga", corrupción en altos niveles de la Justicia

Más allá de sus propios cargos, el caso Moreno destapó un impresionante asunto de corrupción en el poder judicial colombiano. Acorralado por los investigadores, el acusado hizo revelaciones que implican a numerosos magistrados, incluyendo a tres expresidentes de la Corte Suprema de Justicia, la misma institución que lo condenó.

Los implicados se encuentran todos detenidos o bajo proceso. Gustavo Moreno dio a revelar un sistema perfeccionado de corrupción que implica tanto funcionarios de las altas cortes como congresistas con el fin de orientar decisiones judiciales. Dentro de ellos, el exsenador Musa Besaile, figura política del país y cercano al presidente Santos.

Este terremoto político y judicial no ha terminado, las investigaciones siguen y nuevos implicados deberán aparecer. El caso transciende las fronteras de Colombia, ya que desde Miami, Estados Unidos, donde se encuentra otro protagonista del escándalo, Alejandro Lyons, la Fiscalía espera a Gustavo Moreno toda vez que varias transacciones ilícitas se dieron en ese país.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.