El futuro del Kuczynski, otra vez en manos del Congreso de Perú

Anuncios

Lima (AFP)

El futuro del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski está una vez más en manos de un Congreso dominado por la oposición, que decidirá este jueves si acepta discutir una moción para destituirlo, tres meses después de que fracasara un pedido similar.

Si es acogida para su discusión, el Congreso debatirá la moción de "vancacia" presidencial en una sesión plenaria un día de la próxima semana, ocasión en la que el mandatario, asistido por un abogado, podrá hacer sus descargos.

Kuczynski es acusado de haber mentido y tener conflicto de intereses en sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

La amenaza de "impeachment" ha generado incertidumbre en un país que será anfitrión a mediados de abril de la Cumbre de las Américas, a la que asistirá el mandatario estadounidense Donald Trump y una treintena de gobernantes.

La sesión plenaria de este jueves, en la que los legisladores deben resolver además otros temas, comenzará a las 09h00 locales (14h00 GMT).

Dos partidos minoritarios de izquierda impulsaron la moción para declarar la vacancia por "incapacidad moral" de Kuczynski después de que el mandatario indultó en Navidad al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), quien purgaba una condena de 25 años de prisión por crímenes contra la humanidad.

Sin embargo, la moción presentada finalmente al Congreso hace una semana no menciona el indulto, sino que únicamente "mentiras, engaños y graves conflictos de interés" frente a Odebrecht.

- "Me voy a defender" -

El cambio del motivo -el indulto por Odebrecht- permitió que se sumara el apoyo a la moción del partido fujimorista Fuerza Popular (derecha populista), que lidera Keiko Fujimori, la hija del exgobernante.

"Yo me voy a defender y no renunciaré", dijo Kuczynski la semana pasada, afirmando su "conciencia está limpia" y que no se dejará vencer por "traidores".

Para ser admitida a debate, este pedido contra el presidente, quien sobrevivió a otra iniciativa similar en diciembre, debe recibir el voto de por lo menos 52 de los 130 miembros del Congreso unicameral peruano.

Si Kuczynski finalmente es destituido, corresponde constitucionalmente que asuma el poder el primer vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, quien ejerce como embajador en Canadá.

Kuczynski, un empresario de derecha de 79 años, ha estado en el ojo del huracán desde que en diciembre Odebrecht revelara que había pagado casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas ligadas a él mientras era ministro.

Hasta ese momento el mandatario había negado todo lazo con la cuestionada constructora.

La primera moción de destitución fue impulsada por el partido de Keiko Fujimori. Fue debatida y votada el 21 de diciembre, pero el presidente sobrevivió por la sorpresiva abstención de 10 legisladores fujimoristas encabezados por Kenji Fujimori, el hermano de Keiko.

Tres días después, Kuczynski indultó al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), en una medida interpretada como retribución al apoyo de los 10 legisladores fujimoristas encabezados por Kenji.

Aunque se desconoce si la nueva moción cuenta con apoyo para ser acogida a debate y eventualmente aprobada, hay analistas que dudan que Kuczynski pueda mantenerse en el poder hasta el fin de su mandato en 2021.

"No creo que el presidente Kuczynski llegue, de ninguna manera, al final de su mandato", dijo a la AFP el sociólogo y analista político Fernando Rospigliosi.

Un sondeo de la firma Ipsos reveló el domingo que el 58% de los peruanos cree que Kuczynski debe ser destituido, contra un 37% que estima que debe gobernar hasta 2021.

Para destituir a Kuczynski se necesitan 87 votos. La moción anterior fracasó al cosechar sólo 69.