Saltar al contenido principal
Ciencia y tecnología

Stephen Hawking: el legado de una mente extraordinaria

A pesar de que un tipo de esclerosis lateral amiotrófica paralizó su cuerpo casi por completo, Stephen Hawking disfrutó de una mente brillante y veloz hasta los últimos días de su vida. Entre su legado se destacan sus aportes a la Teoría del Big Bang y sus estudios sobre los agujeros negros.

Anuncios

Stephen Hawking dedicó gran parte de su vida a explicar el origen del universo; una cuestión que para la mayoría de científicos antes del siglo XX no era cuestionable pues se pensaba que siempre había existido. Sin embargo, en las primeras décadas de 1900, la concepción cambió.

Desde entonces, surgió la idea de un punto de partida y muchos expertos hablaron de posibilidades respecto al tema. No obstante, fue Hawking quien probó matemáticamente que sí hubo un punto de inicio del tiempo y el espacio y que antes de ese momento, nada existía.

Se trata de la Teoría del Big Bang, la más importante al hablar científicamente del origen del universo. Según esta teoría, hubo una especie de explosión que se produjo debido a una temperatura infinitamente elevada, desde ese punto el universo empezó a existir y a expandirse; con ello, fue bajando su temperatura. En algunas zonas, se formaron galaxias, posteriormente estrellas y planetas.

Por otra parte, el profesor Hawking, como era conocido en el mundo de la ciencia, estuvo muy interesado en estudiar los agujeros negros.

Según la definición tradicional, un agujero negro es una región muy pequeña del espacio pero que en el interior tiene un gran campo gravitacional por lo que todo lo que pasa cerca de él es atraído. Asimismo, estas zonas, a pesar de su tamaño reducido, tienen una gran materia en su interior, por eso, no se sabe el destino de los elementos que son atraídos hacia su interior.

Previamente se creía que nada podía escapar de los agujeros negros, no obstante, tras años de estudio, Hawking determinó que estas regiones emiten energía y pierden materia de forma paulatina, por lo que pueden llegar a desaparecer después de un largo periodo de tiempo.

Son muchos los aportes que Stephen Hawking hizo a la ciencia; no es gratis que sea considerado el científico más brillante después de Albert Einstein. Además, siempre fue recordado por su impecable y crítico sentido del humor, la forma en la que enfrentaba la vida y la avidez de conocimiento. Tanto así que vivió hasta los 76 años, a pesar de que cuando tenía 21 le dieron una esperanza de vida de dos años más.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.