Saltar al contenido principal

La policía británica investiga como asesinato la muerte de exiliado ruso Glushkov

Anuncios

Londres (AFP)

La policía británica anunció este viernes la apertura de una investigación por asesinato del exiliado ruso Nikolai Glushkov, aparecido muerto esta semana en su casa cerca de Londres, porque la autopsia reveló que murió de "una compresión en el cuello".

"Se ha abierto una investigación por asesinato tras la autopsia de la muerte del empresario ruso de 68 años Nikolay Glushkov", afirmó la policía en un comunicado, sobre este exdirectivo de la aerolínea rusa Aeroflot cercano a Boris Berezovski, el oligarca ruso enemistado con el presidente ruso Vladimir Putin que apareció ahorcado en el baño de su casa británica en 2013.

"A estas alturas, no hay nada que sugiera alguna relación con los intentos de asesinato de Salisbury, ni ninguna evidencia de que fuera envenenado", precisó la policía, refiriéndose al atentado el 4 de marzo con un agente químico contra el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, que se debaten entre la vida y la muerte.

Londres responsabilizó del atentado contra Skripal al presidente ruso Vladimir Putin, y expulsó a 23 diplomáticos rusos, en una escalada que aguarda ahora la respuesta de Moscú.

A raíz del atentado, un comité parlamentario británico solicitó a la ministra de Interior que reabrierá los casos de 14 personas, en su mayoría, rusos, muertos en circunstancias misteriosas en el Reino Unido en los últimos años, según una lista confeccionada por el medio en línea Buzzfeed.

Entre esos 14 casos, está el de Berezovski o el del georgiano Badri Patarkatsishvili, al que Rusia acusó en su momento de tratar de organizar la fuga de una prisión rusa de Glushkov, que había sido condenado en su país a 8 años de cárcel por malversación de fondos cuando era directivo de Aeroflot.

Cuando salió, Glushkov vino a vivir al Reino Unido, que le concedió asilo político.

Glushkov fue hallado muerto el lunes por la noche en su domicilio de New Malden, un suburbio de Londres, y la policía contraterrorista asumió inmediatamente la investigación "por precaución".

Pero ya entonces, el diario ruso Kommersant dijo, citando a una hija suya, Natalia, que su cuerpo tenía signos de estrangulamiento.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.