Nuevas protestas e inicio de investigación por el asesinato de una concejal en Rio

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Nuevas protestas se organizaban el viernes en Rio de Janeiro en homenaje a la concejal Marielle Franco, asesinada el jueves a balazos, en medio de todo tipo de versiones sobre las motivaciones del crimen.

Movimientos sociales llamaban a una concentración a fines de la tarde frente a la Asamblea Legislativa del Estado de Rio (Alerj), después de las marchas de la víspera que movilizaron unas 50.000 personas en Rio, 30.000 en Sao Paulo y varios miles en otras ciudades del país.

En el centro de Rio, los faroles estaban cubiertos con imágenes de la dirigente del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), conocida por su combate contra el racismo y las violencias policiales en las favelas.

Las paredes del Consejo Municipal, en la plaza Cinelandia, de donde salieron las marchas del jueves, estaban cubiertas de pintadas contra la policía y contra el gobierno del presidente conservador Michel Temer.

- 'Ejecución' -

La investigación corre bajo secreto de sumario, pero según trascendidos, el coche en el cual Marielle Franco regresaba a su casa desde una reunión sobre la promoción de mujeres negras fue seguido durante cuatro kilómetros por otro vehículo.

El ataque se produjo en el centro de la ciudad. Junto a la concejal murió el conductor del vehículo, Anderson Gomes. Otra pasajera, su asistente de prensa, recibió solo esquirlas.

Según el portal G1, los atacantes habrían contado con el apoyo de otro coche, cuya matrícula pudo ser identificada con imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de la zona.

Numerosos comentaristas vinculan esa "ejecución" a las denuncias de la concejal contra el accionar de milicias parapoliciales o de la intervención militar de Rio, decretada hace exactamente un mes por Temer.

El presidente denunció "un atentado contra la democracia y el estado de derecho" y su ministro de Seguridad Pública, Raul Jungmann, anunció una investigación exhaustiva, aunque se abstuvo de avanzar hipótesis sobre los ejecutantes.

El escepticismo planea sin embargo sobre esa promesa, en un país con altos índices de impunidad.

"La mejor respuesta que el gobierno puede dar (...) es investigar con celeridad, rapidez y eficiencia. Afirmo que con un trabajo serio, sin miedo de atacar los bolsones de corrupción, violencia y crimen incrustados en el Estado, ese crimen se puede elucidar en dos semanas", declaró el viernes el diputado Chico Alencar, del PSOL.

"Existe en Rio de Janeiro una cultura de matriz mafiosa, de eliminación de personas que se oponen de alguna forma o resisten a las organizaciones criminales", y eso sería lo que ocurrió con Marielle Franco, dijo el jueves a la AFP el jurista Walter Maierovitch, exsecretario Antidrogas (1999).

- ¿Despertar de la izquierda? -

Todos los grandes diarios de Rio consagraron el viernes sus portadas y varias páginas a las manifestaciones de la víspera.

O Globo y O Dia citaron una frase colgada en sus cuentas en las redes sociales por Marielle Franco un día antes de su muerte: "¿Cuántos más tendrán que morir?".

El mensaje se refería a la muerte de un joven que salía de una iglesia. posiblemente por un abuso policial.

Para el diario Folha de S. Paulo, el asesinato de la concejal "despertó un gigante dormido", al generar las mayores manifestaciones de la izquierda que hasta ahora nunca consiguió movilizar durablemente a sus bases contra las medidas de austeridad de Temer.

"Mataron a mi madre y a más de 46.000 electores", escribió en Twitter Luyara Santos, hija de Marielle Franco, aludiendo al número de votos con los que su madre fue elegida concejal en 2016.

Las protestas se extendieron fuera de Brasil.

En Londres, las ONG The London Latinxs y Democracy Brazil-UK convocaron un acto frente a la embajada del país sudamericano.