Oposición a Sisi, reducida al silencio a pocos días de presidenciales en Egipto

Anuncios

El Cairo (AFP)

Los pocos opositores al presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi están reducidos al silencio a pocos días de la reelección asegurada del mandatario para un segundo mandato de cuatro años.

Los que hoy no están de acuerdo con Sisi sólo pueden esperar el fin de su segundo mandato, en 2022.

La campaña electoral, de cara a los comicios del 26, 27 y 28 de marzo, fue perdiendo uno a uno los probables aspirantes a reemplazar a Sisi. El presidente tiene sólo un adversario en liza: Musa Mostafa Musa, que es además uno de sus apoyos.

"Cuidado. Esto que pasó hace siete u ocho años (la revuelta de 2011) no se repetirá en Egipto", insistió Sisi en un discurso en enero, poco después de que uno de sus rivales, el general Sami Anan, fuera detenido por haber declarado su candidatura.

Sisi, ex jefe de las Fuerzas Armadas, fue elegido para un primer mandato en 2014, un año después de haber destituido a su predecesor, el islamista Mohamed Mursi.

- El interés del pueblo -

La popularidad de Mursi, primer presidente civil elegido democráticamente, cayó rápidamente, al punto de que los egipcios salieron a las calles durante el verano 2013 para reclamar su partida.

Desde entonces, el país tuvo que enfrentar una insurrección yihadista con centenares de víctimas entre las fuerzas de seguridad. A ello se sumó una de las peores crisis económicas de la historia de Egipto.

"La prioridad es remediar la situación, y no necesariamente utilizando las normas tradicionales de la democracia", explica Mostafa el Feki, personalidad favorable al gobierno y jefe de la Bibliotheca Alexandrina, biblioteca y centro cultural en la ciudad de Alejandría (norte).

"Es su prioridad, y es el interés superior del pueblo egipcio", afirmó.

Pero sin sondeos fiables es muy difícil conocer con certeza lo que piensan los egipcios. La prensa nacional evita generalmente criticar al Estado y los servicios de seguridad toleran mal las diferencias de opiniones como las que llevaron a la revuelta de 2011.

En estas condiciones, la oposición compuesta por pequeños partidos, sólo intenta "existir", estima Jaled Dawud, personalidad de la oposición.

Mohamed Anuar Sadat, sobrino del asesinado expresidente Anuar Sadat, que retiró su candidatura en enero aludiendo a restricciones, dice esperar reformas democráticas durante el segundo mandado de Sisi. Según la Constitución egipcia sólo es posible una reelección al frente del país.

"Es una ocasión de oro para el presidente para empezar a trabajar en las reformas e intentar construir verdaderas instituciones", estimó Sadat.

Al principio Sisi tenía dos rivales: el ex jefe del Estado Mayor, Sami Anan, que fue detenido y el ex primer ministro Ahmed Shafiq, que también fue detenido al regresar de su exilio en Emiratos Arabes Unidos tras declarar su candidatura.

Mostafa Musa, que en un primer momento hizo campaña por el presidente, se declaró candidato a último minuto para evitar a Sisi la embarazosa situación de tener que presentarse sin rivales.

Según Sadat el presidente se habría impuesto frente a Shafiq y Anan.

"Quizás la inquietud era que con verdaderos candidatos hubiese habido debate y creo que (es algo que) no lo quieren" en el poder, estimó.

- 'Tolerancia cero' -

"Es tratar el tema con tolerancia cero", estimó Michael Wahid Hanna, del centro de reflexión Century Foundation. "El régimen de Sisi no va a dejar espacio que permita a fuerzas políticas desarrollarse", agregó.

Sisi y sus partidarios describen generalmente a Egipto como víctima de un complot extranjero cuyos agentes pueden ser yihadistas o representantes de la prensa extranjera.

La destitución de Mursi dio lugar a una feroz represión de los miembros de la cofradía de los Hermanos Musulmanes, que se saldó con centenares de muertos y arrestos. Por ello Estados Unidos decidió sancionar a Egipto suspendiendo la ayuda militar.

Pero esa política tuvo poco impacto en el régimen de Sisi, según una ex responsable de la administración de Barack Obama que no quiso ser identificada.