Saltar al contenido principal

Trump alienta los vínculos entre funcionarios estadounidenses y taiwaneses

El presidente Donald Trump, parte después de asistir a un evento de Amigos de Irlanda en el Capitolio de los EE. UU. En Washington, EE. UU., 15 de marzo de 2018.
El presidente Donald Trump, parte después de asistir a un evento de Amigos de Irlanda en el Capitolio de los EE. UU. En Washington, EE. UU., 15 de marzo de 2018. Aaron P. Bernstein / Reuters

El presidente Donald Trump firmó una legislación que alienta a enviar altos funcionarios estadounidenses a Taiwán para que se reúnan con sus contrapartes y viceversa. La medida representa un mensaje a China, que ve la isla como una provincia rebelde.

Anuncios

Con esta resolución se suma un nuevo frente a las tensiones entre China y Estados Unidos provocadas por cuestiones comerciales, dado que Trump ha promulgado aranceles y pidió al país asiático que reduzca su desequilibrio comercial con Estados Unidos.

Luego de que Trump firmara el proyecto de ley, la embajada china dijo que las cláusulas de la legislación "violan severamente el principio de una sola China, la base política de la relación entre China y Estados Unidos", según consigna la agencia EFE.

De acuerdo a la casa blanca, The Taiwan Travel Act, que no es vinculante, ya había sido aprobada por unanimidad por el Congreso el mes pasado, y habría entrado en vigor a menos que se hubiera impuesto un veto presidencial.

Durante décadas, los presidentes de los Estados Unidos han acatado la Política de China. Estados Unidos reconoce al gobierno comunista de Pekín como la única autoridad sobre el territorio chino, que incluye el continente y la isla de Taiwán.

Taiwán y Estados Unidos, una relación informal

Estados Unidos no tiene vínculos formales con Taiwán, pero la ley le exige que ayude a la isla en materia de defensa. Acuerdos anteriores han prohibido reuniones de alto nivel entre funcionarios de la Casa Blanca y dignatarios de Taipei, pero a pesar de esto, Washinton siempre mantuvo relaciones ambiguas con Taiwán al permitir reuniones no oficiales y vender armas a la Isla para garantizar su seguridad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán expresó su agradecimiento por lo que considera un gesto amistoso de la administración Trump, y señaló que el gobierno continuaría profundizando su cooperación y asociación con los Estados Unidos en todos los niveles.

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Lu Kang, afirmó que Pekín se oponía a la legislación e instó a Estados Unidos a respetar la política de "una China", que estipula que Taiwán es parte de China.

La última disputa diplomática seguramente afectará aún más las relaciones entre Estados Unidos y China, luego de que Donald Trump impusiera nuevas tarifas comerciales a los productos extranjeros. El último golpe de Trump a China no proviene de un tweet, sino del trazo de un bolígrafo.

Con EFE

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.