China

Xi Jinping es designado como presidente de China por segundo mandato consecutivo

El presidente de China, Xi Jinping, con su mano en la Constitución, toma el juramento después de ser votado como presidente por otro período, en la quinta sesión plenaria del NPC en Beijing, el 17 de marzo de 2018.
El presidente de China, Xi Jinping, con su mano en la Constitución, toma el juramento después de ser votado como presidente por otro período, en la quinta sesión plenaria del NPC en Beijing, el 17 de marzo de 2018. Jason Lee / Reuters

El parlamento de China eligió por unanimidad a Xi Jinping para que continúe como presidente por cinco años más y elevó a su mano derecha a la vicepresidencia.

Anuncios

Xi fue reelegido por un parlamento controlado por el Partido Comunista. Pero todas las miradas están puestas en su segundo hombre, Wang Quishan, antiguo líder anticorrupción.

El Congreso Nacional del Pueblo consolidó la autoridad de Xi en su sesión anual y quitó la restricción a dos mandatos de cinco años para la presidencia.

Xi recibió una ovación de pie después de ganar con 2.970 votos para la presidencia. En 2013, recibió 2.952 votos, con uno en contra y tres abstenciones, es decir un apoyo del 99,86%

"Prometo lealtad a la constitución de la República Popular de China", dijo Xi y "luchar enérgicamente para construir un país rico, fuerte, democrático y civilizado".

Wang Qishan, un aliado clave de Xi, se convierte en vicepresidente de China

Nombrar a Wang le permite a Xi mantener un formidable aliado a su lado, consolidar su autoridad y hacer prever un posible mandato de por vida, una medida que ha alzado las voces de los críticos.

Kerry Brown, director del Instituto Lau China en King's College London, describió a Wang como "un político muy capaz". Y señala, además, “que estamos en un momento poco convencional de la política china".

Wang estuvo en la primera línea de la cruzada anticorrupción de Xi, la Comisión Central para la Inspección Disciplinaria del partido, que castigó a 1,5 millones de funcionarios en los últimos cinco años, desde rangos de bajo nivel hasta líderes y generales regionales.

Conocido internacionalmente por su cargo anterior como el hombre de negocios de China, Wang podría ayudar a Xi a lidiar con las relaciones cada vez más tensas con Estados Unidos y en medio de temores de una inminente guerra comercial.

El verdadero poder de Xi se deriva de su título como secretario general del Partido Comunista, pero los analistas dicen que Wang podría darle más peso a su presidencia, a pesar de que el vicepresidente ha sido en gran medida un cargo ceremonial en el pasado.

Con AFP

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24