Condenan al Estado sudafricano a indemnizar a enfermos víctimas de malos tratos

Anuncios

Johannesburgo (AFP)

El gobierno sudafricano fue condenado este lunes a pagar 1,2 millones de rands (unos 100.000 dólares) a cada familia del centenar de enfermos mentales que murieron víctimas de malos tratos o por falta de cuidados en condiciones que indignaron al país.

Ese escándalo estalló a finales de 2016, cuando un informe oficial reveló que 144 enfermos mentales habían muerto tras ser trasladados de urgencia desde un hospital privado de Johannesburgo hasta los locales de oenegés que no estaban autorizadas ni preparadas para recibirlos.

Las autoridades provinciales explicaron haber puesto fin al contrato que las vinculaba al hospital y ordenado el traslado de más de 1.700 enfermos por motivos presupuestarios.

El presidente de un tribunal de arbitraje que juzgó el caso calificó este lunes de "irracional e inconstitucional" la decisión de las autoridades.

En su sentencia, el juez Dikgang Moseneke denunció, entre otras cosas, una "masacre", una "terrible historia de muertos y de torturas" y "una falta total de dignidad" hacia las víctimas.

En los últimos meses, las familias de las víctimas describieron ante el tribunal los malos tratos infligidos a sus seres queridos. "Un animal no habría sido tratado así", dijo la hermana de una víctima, Sandra de Villiers.

Todos los responsables provinciales de Salud convocados al estrado se disculparon e intentaron achacar a los demás la responsabilidad del desastre.

El juez Moseneke criticó duramente su defensa este lunes. "He determinado que habían mentido al asegurar que desconocían el número de víctimas", dijo.

"La muerte y las torturas infligidas a las víctimas se deben a [una] utilización arrogante e irracional de su autoridad (...) A pesar de las advertencias (...) siguieron adelante", añadió.

En paralelo a esas acciones civiles, la policía abrió una investigación criminal que podría dar lugar a un juicio penal contra varios de los acusados.