Saltar al contenido principal

El primer ministro japonés se defiende de un escándalo de supuesto favoritismo

Anuncios

Tokio (AFP)

El primer ministro japonés Shinzo Abe se defendió este lunes de las acusaciones de favoritismo y de falsificación de documentos en una transacción inmobiliaria, que provocaron una caída de su popularidad y socavaron su autoridad.

En una animada sesión parlamentaria, Abe dijo que no había dado la orden a ningún funcionario de modificar los documentos oficiales relativos a una venta de terrenos.

"No nunca pedí ninguna modificación", declaró.

El escándalo concierne a un lote que habría sido vendido a un décimo de su valor en el mercado en 2016 al gerente de un jardín infantil nacionalista. Allí se debía instalar una escuela primaria y el director había decidido nombrar a la esposa de Abe como directora honoraria del establecimiento.

El primer ministro dijo después que su mujer había aceptado el nombramiento "a regañadientes" y que después había "renunciado".

El caso, que disparó las sospechas de que había vínculos privilegiados, había estallado el año pasado pero volvió a la palestra tras la revelación de cambios en los documentos relativos a la transacción.

Los extractos de los documentos originales y sus versiones modificadas publicadas por parlamentarios de oposición parecen mostrar que los nombres de Abe y referencias a su mujer Aki y al ministro de Finanzas, Taro Aso, fueron suprimidos.

Aso responsabilizó a "algunos miembros de la plantilla" del ministerio por las modificaciones.

Abe dijo este lunes que él mismo vio los originales y que nada indica una implicación ni de él, ni de su esposa.

"Si se miran los documentos antes de la modificación, está claro que no hay ninguna prueba que yo o que mi esposa estuviéramos implicados en la vente de terreno público o en la aprobación de (la construcción) de la escuela", declaró.

El primer ministro reiteró sus excusas y dijo tener un "agudo sentido" de su responsabilidad frente al escándalo que "lastró la confianza en su administración".

Este caso socava su popularidad y debilita las posibilidades que tiene de ser reelegido a la cabeza del Partido Liberal Democrático en septiembre, tras lo cual podría convertirse en el primer ministro más longevo de la historia de su país.

Un nuevo sondeo publicado en le diario Asahi Shimbun, efectuado mediante 2.000 entrevistas entre el sábado y el domingo con 905 respuestas válidas, muestra una caída de 13 puntos de la tasa de aprobación, que bajó a un 31% tocando un mínimo desde su llegada al poder en 2012.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.