Saltar al contenido principal

La justicia italiana inmoviliza el barco de una oenegé española que rescataba a migrantes

Anuncios

Roma (AFP)

La justicia italiana inmovilizó el domingo el barco de la oenegé española Proactiva Open Arms a la que acusa de favorecer la inmigración clandestina, una acusación que la organización rechaza tajantemente.

"Lo que se está haciendo es bloquear la intervención de organizaciones humanitarias en el mar" Mediterráneo, aseguró este lunes el fundador de la organización española, Oscar Camps, en una rueda de prensa celebrada en el puerto de Barcelona.

"Cada vez hay menos oenegés haciendo ese trabajo y el objetivo es que no quede ninguna", protestó.

El barco "Open Arms", que ha rescatado a más de 5.000 migrantes desde el año pasado, se encuentra ahora en el puerto de Pozzallo, en el sur de Sicilia, donde había desembarcado el sábado a 216 migrantes rescatados el jueves frente a las costas de Libia.

La investigación fue abierta por la fiscalía de Catania (Sicilia) contra la oenegé, su fundador, el jefe de misión y el capitán del barco tras la operación de rescate.

El jueves, la guardia costera italiana señaló dos embarcaciones en apuros a Proactiva Open Arms, que acudió al lugar y socorrió a los migrantes.

Roma avisó luego a la oenegé que la guardia costera libia asumiría el mando de las operaciones, y ésta envió un barco a la zona situada a 73 millas de las costas de Libia.

Tras el aviso italiano, la organización española se negó a entregar los migrantes a los libios.

"Todavía es solo una hipótesis de delito", explicó en Twitter el fundador de la oenegé, Oscar Camps.

"La toma del barco es preventiva, pero se nos acusa de asociación criminal y fomentar la inmigración ilegal por desobedecer a los libios al no entregarles mujeres y niños", explicó.

"Que inmovilicen embarcaciones humanitarias que se dedican a salvar vidas en el mar solo puede significar que hay interés para que no estén este tipo de barcos en el agua, que las organizaciones molestamos denunciando lo que estamos viendo", añadió desde España y acompañado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

"Hoy en día parece ser que la solidaridad se ha convertido en un delito", lamentó.

Es frecuente que la guardia costera libia intervenga antes de la llegada de un barco enviado por su homóloga italiana, pero según Laura Lanuza, portavoz de la oenegé, es la primera vez que el gobierno de Italia pide a un barco humanitario participar en una operación coordinada por Libia.

- La UE pide respeto del código italiano -

Por su parte, la portavoz de la Unión Europea, Natasha Bertaud, instó este lunes a las partes a respetar el código de conducta adoptado por Italia para tales intervenciones.

"Somos conscientes de que existe un código de conducta establecido por Italia (encargada de la gestión de los rescates en mar, ndr) para evitar este tipo de situaciones y llamamos a las partes para que respeten en el futuro el derecho internacional así como ese código", aseguró Bertaud.

Para los migrantes la diferencia es mayúscula: cuando las operaciones de rescate se coordinan desde Roma, los migrantes se llevan a Italia. Cuando se dirigen desde Trípoli, los migrantes regresan a Libia, donde muchos entran en un nuevo ciclo de violencia.

Por eso, y a pesar de las amenazas de la guardia costera libia, la oenegé se negó a trasladar al barco libio los migrantes que acababa de rescatar y se dirigió hacia el norte.

"Impedir el rescate de vidas en peligro en alta mar con el fin de devolverlas por la fuerza a un país no seguro ?como es Libia? equivale a llevar a cabo una devolución en caliente, contraviene el Estatuto de los Refugiados de la ONU", explicó Camps en Twitter.

La decisión de la justicia italiana de inmovilizar el barco español fue elogiada por Matteo Salvini, el líder de la coalición de derecha que aspira a gobernar Italia tras obtener el 37% en las elecciones de marzo, conocido por su política xenófoba.

"Finalmente un fiscal italiano frena el tráfico de seres humanos", escribió en un tuit.

La embarcación después de haber dejado en Malta a una madre con su niño recién nacido, que necesitaban cuidados urgentes, prosiguió su ruta hacia Italia, donde las autoridades explicaron haber aceptado su entrada el sábado "dadas las condiciones precarias de los migrantes a bordo".

Cuatro días antes, un eritreo de 22 años, rescatado en el mar por el "Open Arms" tras 18 meses de detención en Libia, murió horas después de su llegada a Pozzallo, a consecuencia de una grave desnutrición.

Según datos de la guardia costiera italiana, las oenegés en el curso de los últimos años han rescatado un elevado número de migrantes, pasando del 1% en 2014, a 13% en 2015, 26% en 2016 y 46% en 2017.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.