Saltar al contenido principal

Terminar con las armas químicas en el mundo, objetivo de la OPAQ

Anuncios

La Haya (AFP)

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), a la que Reino Unido recurrió para investigar sobre un agente neurotóxico usado para envenenar a un exespía ruso, fue creada hace 20 años y tiene sede en Holanda.

Este lunes tenían que llegar a Reino Unido expertos internacionales en armas químicas para recoger muestras de esta substancia, que "serán enviadas a laboratorios altamente reputados y seleccionados por la OPAQ", anunció el ministerio de Relaciones Exteriores británico.

He aquí cuatro preguntas sobre esta organización:

- ¿Qué es la OPAQ?

Fundada en 1997, la OPAQ supervisa la aplicación de la Convención sobre las Armas Químicas cuyo objetivo es terminar con las armas químicas en el mundo.

Las armas químicas, como el gas mostaza, fueron utilizadas por primera vez en los campos de batalla de Primera Guerra Mundial, y después en 1988 por el dictador iraquí Sadam Husein contra los civiles de Halabja, en Irak. También sucedió en Japón, en 1995, en el atentado con gas sarín en el metro de Tokio.

Tras casi 20 años de negociaciones, la convención entró en vigor el 29 de abril de 1997. La OPAQ, que recibió el premio Nobel de la Paz en 2013, cuenta actualmente con 192 Estados miembros, que reúnen a cerca del 98% de la población mundial. Solo tres naciones no han adherido a la convención: Egipto, Israel y Corea del Norte.

Durante estas dos últimas décadas, la OPAQ supervisó la destrucción de un 96% de las reservas de armas químicas declaradas en el mundo, es decir, 72.304 toneladas.

Estados Unidos tiene la intención de destruir sus armas químicas en los próximos siete años.

- ¿Cómo funciona la OPAQ?

Un país que firmó la convención tiene que declarar y destruir todas las armas químicas que posee o que abandonó en otro país. También tiene que desmantelar las instalaciones implicadas en la fabricación de dichas armas.

La OPAQ verifica asimismo las alegaciones creíbles de uso de armas químicas y envía a expertos, muchos de los cuales proceden de los sectores militares o científicos.

Las muestras son enviadas al laboratorio de la OPAQ en las afueras de La Haya, en Rijswijk, o en otros laboratorios seleccionados, para analizarlas en profundidad.

Desde 1997, la OPAQ efectuó 6.729 inspecciones en 3.166 lugares relacionados con armas químicas y en 3.563 sitios industriales.

- ¿Qué papel tiene Rusia?

Rusia firmó la Convención de Armas Químicas en enero de 1993 y lo ratificó en diciembre de 1997.

En 2013, Moscú tuvo un rol clave con Washington al sellar un acuerdo que obligaba al presidente sirio Bashar Al Asad a sumarse a la OPAQ, después de que Damasco negara durante años que disponía de armas químicas.

En septiembre, Vladimir Putin declaró en Moscú que había destruido sus últimas armas químicas en un proceso iniciado en 2005.

El director general de la organización, Ahmet Üzümcü, declaró que la destrucción de las reservas declaradas por Rusia, es decir 39.967 toneladas, constituía una "etapa importante" en la aplicación de la convención.

La semana pasada, sin embargo, el embajador británico en la OPAQ, Peter Wilson, acusó a Moscú de no haber declarado la totalidad de sus reservas "durante años".

- ¿Existen sanciones?

La OPAQ es más un "perro guardián" que una fuerza policial y depende de la honestidad de los Estados miembros en sus declaraciones sobre la cantidad y la composición de sus reservas de armas tóxicas.

Además, el hecho de que algunos productos químicos, como el cloro, utilizado contra los civiles durante la guerra civil en Siria, no tengan que ser declarados complica la situación.

La convención tampoco contiene ninguna medida punitiva específica. Hasta la fecha, y a pesar de la condena por el uso de armas químicas en Siria, ningún Estado miembro no ha sido públicamente acusado de haber violado la convención.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.