El Banco de España eleva al 2,7% (+0,3) su previsión de crecimiento para 2018

Anuncios

Madrid (AFP)

El Banco de España revisó al alza su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto del país para 2018, que debería aumentar un 2,7%, tres décimas más de lo pronosticado a finales de 2017, gracias a una menor presión fiscal.

Esta relajación fiscal conllevará, por el contrario, una reducción del déficit más lenta de lo previsto, situándolo en el 2,5% del PIB en 2018 y en el 2,1% en 2019, según el banco central. El gobierno español pronosticaba a finales de diciembre un déficit del 2,3%.

El crecimiento también será ligeramente más fuerte de lo previsto en 2019, pasando del 2,1% anunciado en diciembre al 2,3% del último informe del Banco de España, que prevé un aumento del 2,1% en 2020.

"Las proyecciones contemplan una prolongación de la actual fase expansiva", escribe el Banco de España que estima que el crecimiento será más fuerte gracias al desendeudamiento del sector privado y al saldo positivo de la cuenta corriente.

El banco indica también elementos de naturaleza más "transitoria" a la espera de una política fiscal más generosa.

El gobierno debe adoptar en principio el 27 de marzo, con un gran retraso debido a la crisis política en Cataluña, su proyecto de presupuestos para el 2018 que deberá someterse posteriormente en el Congreso de los Diputados.

En estos presupuestos debería aprovecharse de la mejora de ingresos generada por el crecimiento económico para rebajar el impuesto sobre la renta a las clases más bajas, aumentar los salarios públicos y mejorar las pensiones. Estas medidas no llegarían hasta 2019, año de elecciones regionales y municipales.

El banco espera también tasas de inflación moderadas, que se situarán en el 1,2% en 2018, en el 1,4% en 2019 y en el 1,7% en 2020.

Según este organismo, estas previsiones optimistas podrían verse perturbadas por la adopción de eventuales medidas proteccionistas por las "principales economías" mientras suenan los tambores de una posible guerra comercial entre Estados Unidos, la Unión Europea y China.

A nivel interno, el banco también recuerda los riesgos creados por la incertidumbre política en Cataluña, región del noreste de España bajo control directo del gobierno central después de que su parlamento declarara fallidamente la independencia el 27 de octubre.

"No se puede descartar un rebrote de las tensiones, que impactaría negativamente sobre la confianza y la actividad", señala el informe.

Finalmente, sobre el desempleo, la principal asignatura pendiente de la recuperación española, el banco prevé que la creación de trabajo se mantenga pero a un ritmo menos rápido hasta alcanzar una tasa de paro del 11% en 2020, contra un 16,5% a finales de 2017.