Declaración ante la justicia

El expresidente Sarkozy declara por la financiación de su campaña de 2007

Nicolas Sarkozy y el líder libio, Muammar Gaddafi, tras firmar contratos comerciales por 10.000 millones de euros en París, el 10 de diciembre de 2007.
Nicolas Sarkozy y el líder libio, Muammar Gaddafi, tras firmar contratos comerciales por 10.000 millones de euros en París, el 10 de diciembre de 2007. Ian Langsdon / EFE

El presunto uso de dinero del régimen de Muamar Gadafi en la financiación de la campaña electoral de 2007 mantiene bajo arresto y en declaratoria al exmandatario francés Nicolas Sarkozy.

Anuncios

Sarkozy está bajo arresto. El expresidente francés permanece en las instalaciones policiales de Nanterre, cerca a París, tras haber sido llamado a declarar por el presunto uso de dinero del régimen del líder libio Muamar Gadafi en la financiación de su campaña electoral en el año 2007.

De considerarse la existencia de elementos que justifiquen su imputación, el exmandatario podría ser presentado ante un juez, tras la culminación del periodo máximo durante el cual podría permanecer arrestado para declarar ante las autoridades, que es de 48 horas.

Pese a que la investigación inició hace cinco años, en abril de 2013, esta es la primera vez que Sarkozy, cuyo mandato transcurrió entre 2007 y 2012, es interrogado. Documentos relacionados con la indagación, señalan que este habría recibido cerca de cinco millones de euros para la realización de la campaña.

Nicolas Sarkozy junto a Muamar Gadafi el 12 de diciembre de 2007 durante el encuentro que sostuvieron en el Palacio del Elíseo, en París, Francia.
Nicolas Sarkozy junto a Muamar Gadafi el 12 de diciembre de 2007 durante el encuentro que sostuvieron en el Palacio del Elíseo, en París, Francia. Maya Vidon / EFE

La cercanía entre Gadafi y Sarkozy se afianzó en el año 2005, luego de que las autoridades francesas y las de sus países aliados decidieran levantar las sanciones contra Libia. En diciembre de 2007, tras la victoria electoral del francés, el líder libio estuvo de visita en París.

No es la primera vez que el político, de 63 años, está en la mira de la justicia. Las supuestas irregularidades registradas en su campaña presidencial en el 2012, tras asumir la derrota ante el partido socialista de François Hollande, dieron origen a una investigación en su contra.

El exministro Brice Hortefeux, uno de sus colaboradores más cercanos, también fue convocado a comparecer ante la justicia, pero este se mantiene en libertad.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24