Industria automotriz

Uber suspende pruebas de autos no tripulados tras muerte de transeunte

La compañía de servicios de transporte suspendió las pruebas en autos no tripulados debido a un accidente.
La compañía de servicios de transporte suspendió las pruebas en autos no tripulados debido a un accidente. Aaron Josefczyk /Reuters

La compañía de transporte Uber, anunció que suspenderá las pruebas de vehículos sin conductor en varias ciudades de Estados Unidos. Esta es la segunda vez que la compañía debe paralizar su programa de pruebas tras un accidente.

Anuncios

La tecnología que se adelanta para revolucionar el futuro del transporte sufrió un duro revés este lunes 19 de marzo al conocerse la noticia del fallecimiento de una mujer de 49 años que había sido impactada por un automóvil sin conductor en el estado de Arizona, Estados Unidos.

De acuerdo con el reporte policial, el vehículo se encontraba en modo de manejo automático, aunque una persona estaba sentada en el puesto del piloto. Diversos medios califican este fallecimiento como el primer arrollamiento que se produce con un vehículo sin conductor.

Tras conocerse la noticia, Uber emitió un comunicado en el que anuncia la suspensión de las pruebas que venía desarrollando en estados como Arizona, California, Pensilvania y en la ciudad de Toronto en Canadá.

En esas ciudades, la empresa de servicios de transporte ofrece la opción de escoger un vehículo autónomo Volvo XC90 para que realice el traslado al lugar que deseen. No obstante, a través del comunicado se pudo conocer que, por estar en período de prueba, los empleados de la compañía podían estar en el asiento delantero de la unidad.

¿Será este el fin de los autos robóticos?

El accidente en donde falleció Elaine Herzberg, supone una nueva prueba para los experimentos que se adelantan en el mundo del transporte. Vale decir que es la segunda vez que un automóvil sin conductor se ve involucrado en un accidente también en la localidad de Tempe, en aquel entonces no hubo heridos.

"Este trágico accidente pone en evidencia el porqué tenemos que ser excepcionalmente prudentes al probar y desplegar tecnologías autónomas de vehículos en las vías públicas”, pronunció el senador demócrata, Edward Markey, integrante del comité de transporte a través de un comunicado.

Precisamente, los partidarios del Partido Demócrata han sido los que han bloqueado la legislación alegando razones de seguridad. Ante lo ocurrido pidieron una moratoria nacional para las pruebas de automóviles robóticos en todas las vías públicas.

En esa línea se pronunció Anthony Foxx, exsecretario de Transporte bajo la administración de Barack Obama afirmando que el Gobierno debe garantizar al máximo la seguridad. "El accidente ocurrido es una llamada de atención para que la industria de los vehículos autónomos y el gobierno pongan la prioridad en la seguridad".

Por otro lado, Consumer Watchdog, un grupo de defensa del consumidor sin fines de lucro cuestionó que las empresas hayan escogido el estado de Arizona para probar sus vehículos. "Arizona ha sido el salvaje oeste de las pruebas de automóviles robóticos prácticamente sin regulaciones vigentes (…) Por eso prueban Uber y Waymo allí. Cuando no hay sheriff en la ciudad, la gente muere", agrega el comunicado.

Uber apuesta al desarrollo de la tecnología centrados en la seguridad

Uber, una empresa que entiende la importancia de la tecnología, ha manifestado que la industria del transporte está en un entorno cambiante. El uso de automóviles no tripulados le permitiría complementar una oferta de servicio a la ya popular aplicación para solicitar servicios de movilización.

Hasta diciembre del año 2017, la compañía ha registrado dos millones de millas (3.2 kilómetros) de auto conducción. Asimismo, afirma que cuenta con más de 100 pruebas desarrolladas con vehículos autónomos en las principales vías del área metropolitana de Phoenix.

La directora ejecutiva para el Centro de la Investigación Automotriz, Carla Bailo, es una de las pocas voces que se ha pronunciado para evitar conclusiones anticipadas, por lo que llama a conocer a fondo los detalles de cómo se produjo el accidente.

Esta nueva crisis se suma a las otras que ha presentado Uber durante los últimos tiempos. En ese contexto la empresa ha tenido que afrontar denuncias por acoso sexual, el seguimiento de los funcionarios del gobierno y una demanda por robo de secretos comerciales que interpuso su competidora Waymo, la cual se resolvió con la cancelación de 245 millones de dólares.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24