Saltar al contenido principal

Aumenta enfrentamiento entre Donald Trump y sus presuntas ex amantes

Anuncios

Los Angeles (AFP)

La batalla judicial entre Donald Trump y varias de sus presuntas amantes aumentó de tono este martes con una nueva denuncia y la publicación de una declaración ante un polígrafo que, según medios de prensa estadounidenses, dan credibilidad a las declaraciones de una actriz porno contra el mandatario.

El martes, una exmodelo de la revista erótica Playboy, Karen McDougal, pidió ante un tribunal de Los Ángeles invalidar un acuerdo de confidencialidad que había firmado para silenciar su "relación romántica" con el presidente republicano.

Mientras que otro frente legal se abrió contra el presidente en Nueva York, donde una juez admitió una demanda presentada por una excandidata del programa de telerrealidad "The Apprentice", que presentaba Trump.

McDougal dice en su declaración que recibió 150.000 dólares a cambio de su silencio y que la mitad de ese dinero fue cobrada por su abogado, que estaba, según dijo, en colusión con el campo Trump.

La exmodelo afirma que desde que la prensa reveló esa relación es objeto de presiones y amenazas para que no hable con los medios, al tiempo de que el equipo legal de Trump no cesa de difundir informaciones tendientes a denigrarla y desacreditarla.

El caso de esta modelo sigue al de Stormy Daniels, la actriz porno que sostiene haber mantenido un vínculo sexual secreto con el presidente entre 2006 y 2007, y que también solicitó a la justicia anular un acuerdo de confidencialidad.

el abogado de Daniels, Michael Avenatti, asegura que la cláusula no es válida porque no fue firmada por el propio Trump.

Según un artículo publicado el lunes por Vanity Fair, Avenatti habría dicho al abogado de Trump, Michael Cohen, que sus declaraciones a la prensa, en las que admite haber pagado 130.000 dólares Stormy Daniels, sin aclarar el motivo, también constituyen una violación al acuerdo.

- "Mintió, intentó intimidarme" -

En documentos presentados ante el tribunal de Los Ángeles, Michael Cohen indicó la semana pasada que se reservaba el derecho de reclamar 20 millones de dólares en función de los términos del acuerdo y las múltiples declaraciones de Stormy Daniels sobre el caso.

Michael Avenatti calificó estas afirmaciones de intentos de intimidación a su clienta, y denunció que Daniels también fue objeto de amenazas físicas.

El martes el abogado volvió a la carga al publicar una foto de la actriz -cuyo nombre real es Stephanie Clifford- mientras respondía preguntas ante un detector de mentiras.

El Wall Street Journal y otros medios afirman que el defensor pagó 25.000 dólares para obtener el video de la declaración de Daniels.

El informe de esta declaración, que tuvo lugar en mayo de 2011 a pedido de la revista de chismes "In Touch", dice que Daniels se expresó de manera honesta al asegurar que mantuvo una relación sexual con Trump en julio de 2006.

No obstante, el test no confirmó las alegaciones de la estrella porno de que el magnate convertido en presidente le prometió contratarla para su reality show "The Apprentice".

Los exámenes con polígrafos no son considerados válidos como pruebas por los tribunales por su dudosa exactitud científica.

Stormy Daniels escribió el martes en Twitter: "técnicamente no me acosté con el presidente de Estados Unidos hace doce años. No tuvo sueño (je je) y él no era más que una estrella de tele-realidad un poco atribulada. (....) Pero para la gente es importante saber que mintió, intentó intimidarme, violó leyes para ocultar el caso, etc".

La Casa Blanca y Michael Cohen negaron en varias oportunidades que el mandatario haya mantenido relaciones con la estrella porno.

Si los pagos a Daniels y a otras mujeres que afirman haber recibido dinero de parte del magnate -como la explaymate Karen McDougal- para comprar su silencio pueden ser consideradas como intentos de influenciar la elección de noviembre de 2016, Trump podría ser acusado de infracciones a las leyes electorales.

Por otra parte, una jueza de Nueva York autorizó el martes la demanda por difamación presentada por Summer Zervos, excandidata de "The Apprentice", contra Donald Trump.

Zervos afirmó en octubre de 2016 que el magnate republicano la tocó e intentó besarla por la fuerza en 2007.

Donald Trump había negado el hecho - de la misma manera que ha rechazado las afirmaciones de otras mujeres - y su equipo de campaña publicó el testimonio de un primo de Summer Zervos que reprocha a la mujer que pretenda hacerse famosa a costa del presidente.

Zervos respondió en enero de 2017 denunciando al presidente ante la Corte Suprema del estado de Nueva York por "declaraciones mentirosas y difamatorias"

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.