Negacionista del Holocausto es candidato republicano al Congreso de EEUU

Anuncios

Chicago (AFP)

Un supremacista blanco que niega el Holocausto obtuvo la candidatura republicana para un escaño en el Congreso de Estados Unidos en representación de algunas partes de Chicago y suburbios vecinos.

Art Jones, un defensor de la segregación racial, cuyo sitio web de campaña incluye una sección llamada "La estafa del Holocausto", se alzó con la nominación del Partido Republicano durante la elección primaria del estado de Illinois el martes.

Competirá en las legislativas de noviembre por una banca en la Cámara de Representantes en un distrito fuertemente demócrata de este estado del Medio Oeste estadounidense.

El Partido Republicano de Illinois no había reclutado a un contrincante de Jones en el distrito, ante la improbabilidad de que un candidato republicano le gane la banca al demócrata Dan Lipinski, que la ocupa desde 2005.

El partido se oponía a la candidatura de Jones e instó a los votantes a desautorizarlo, señalando que "nazis" como él no tienen cabida en el país.

Pero el polémico candidato obtuvo unos 20.000 votos el martes, según el sitio web Illinois Election Data, que recolectó los totales de los votos preliminares. Lipinski recibió más de 47.000 votos para la nominación de su partido.

Jones, un corredor de seguros jubilado de 70 años, autodenominado exlíder del Partido Nazi estadounidense y opuesto a homosexuales y bisexuales, se postuló sin éxito para cargos públicos desde la década de 1970, según el Chicago Sun-Times.

"Me considero un patriota y un estadista estadounidense", dijo Jones a CNN. Para él, el Holocausto es "una extorsión internacional de los judíos", y la membresía a su grupo político, el Comité de Estados Unidos Primero, está abierta solo a personas blancas de ascendencia no judía.

La ultraderecha estadounidense ha resurgido desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo en 2017. Trump fue criticado en agosto pasado por no condenar una manifestación de supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, que terminó con disturbios y la muerte de una contramanifestante.