Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

CULTURA

Los Cholos: "Visibilizamos la música tradicional que está viva"

Saber más

CULTURA

La guerra que arrasó con el arte de Mosul y Palmira

Saber más

EN PRIMERA PLANA

La incertidumbre reina a seis meses del Brexit

Saber más

ELLAS HOY

Mujeres con cabello afro o rizado buscan cambiar patrones de belleza

Saber más

REPORTEROS

Las milicias: una historia de terror que amenaza a Río de Janeiro

Saber más

EE. UU. y Canadá

La situación de Puerto Rico, seis meses después del huracán María

© Ricardo Arduengo / AFP | Una casa destruida por los vientos huracanados se ve en Corozal, al oeste de San Juan, Puerto Rico, el 24 de septiembre de 2017 tras el paso del huracán María. Seis meses después, muchos permanecen sin electricidad.

Texto por Janira Gómez Muñoz

Última modificación : 21/03/2018

Ya hace medio año que el ciclón de categoría 4 más devastador hizo su paso por la isla caribeña, dejándola sin luz y destruyendo gran parte de las viviendas. Pero el tiempo no ha mejorado la situación de cientos de boricuas que aún reclaman ayuda.

Septiembre de 2017: el llamado huracán María, con su fuerza de categoría 4, ponía un pie en Puerto Rico devastando el paisaje y la historia de la isla caribeña. El sistema eléctrico quedó entonces prácticamente inservible, más de 60.000 hogares se quedaron sin techo y, aún peor, 64 personas perdieron la vida.

Seis meses después, el balance de la recuperación de la llamada “isla del encanto” resulta agridulce, y el desencanto se siente en el territorio boricua. “Esto no es lo que era, nunca lo volverá a ser. No es que antes fuera perfecto, pero ahora es peor”, cuenta a la agencia EFE María Cuadrado, una pensionada de 70 años que hace apenas un mes sustituyó las velas por las luces.

La falta de electricidad fue el primer golpe, sobre todo en el interior, donde todavía hay municipios sin servicio eléctrico y con la incertidumbre de no saber cuándo regresará. Igual ocurre con el agua corriente, porque cerca del 10% de la población no puede abrir el grifo con normalidad. Un ejemplo de ello es el barrio Maná, que espera tener pronto un generador para sacar agua de un pozo que sirva a 130 familias.

Algo que contrasta con las cifras oficiales de EE. UU., que asegura que el 92% de la ciudadanía tiene electricidad y el 97% dispone de agua. Según datos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, 59.292 de 60.000 techos inservibles han sido sustituidos por toldos azules. Pero más de 90.000 casas quedaron destruidas (Asociación de Constructores de Hogares) y eso aún se percibe, en especial en las zonas montañosas.

Si bien el centro de la capital de San Juan ha mejorado, todavía hay daños por arreglar, y las empresas constructoras lo achacan al retraso del pago de los seguros. Por ese motivo muchos comercios siguen también cerrados, al igual que los parques naturales como El Yunque. Atractivos turísticos que el ciclón trastocó y que llevará tiempo que se recuperen.

Tiempo, dinero y ayudas para Puerto Rico

Si con algo arrasó el huracán María es con la gente. Ante esta valoración de daños, equivalente a 94.000 millones de dólares según el gobernador de la isla Ricardo Rosselló, unas 184.000 personas abandonaron Puerto Rico entre septiembre y noviembre de 2017. La isla tiene solo 3,3 millones de habitantes, y cada vez más personas se marchan a la vecina Florida por falta de trabajo (como en el sector avícola), y en busca de mejores condiciones de vida, mientras llega la reconstrucción.

Puerto Rico, Estado Libre Asociado a Estados Unidos, recibió en un primer momento 6.000 millones de dólares otorgados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE. UU. (FEMA, en inglés) de su fondo de emergencia. La gobernación pidió ante el Congreso estadounidense esos 94.000 millones, pero este solo ha aprobado una asignación directa de 23.000 millones de dólares que aún no han llegado. Por eso los funcionarios y el resto de ciudadanos puertorriqueños valoran como insuficiente las ayudas federales.

"Es realmente una desgracia ver la falta de acción; Estados Unidos es considerado el país más rico, poderoso y avanzado del mundo, pero hemos tratado a Puerto Rico como si no fuera nada", defiende el demócrata boricua y miembro de la Cámara de Representantes de EE. UU., Luis Gutiérrez.

Este 20 de marzo, fecha clave del paso del huracán, un centenar de puertorriqueños reclamaron en Washington más asistencia para ser tratados de igual forma que el resto de estadounidenses víctimas de otros ciclones. Entre la multitud, Gutiérrez aseguró que no parará “hasta que cada boricua que se ha tenido que ir de la isla pueda regresar a su hogar con su familia”.

En este trágico aniversario, el temor que sobrevuela la isla son las próximas temporadas de tormentas y huracanes que lleguen sobre una tierra devastada que espera su recuperación. Además de eso, la crisis económica y la deuda pública contraída con Estados Unidos aumenta el lastre de una “isla del encanto” que desea volver a brillar.

Con EFE y medios locales

Primera modificación : 21/03/2018