Saltar al contenido principal

Empieza evacuación de rebeldes y civiles de bastión rebelde de Guta

Anuncios

Harasta (Siria) (AFP)

Centenares de combatientes rebeldes y civiles comenzaron el jueves a salir de Guta Oriental, una evacuación inédita desde el lanzamiento de la ofensiva régimen sirio, decidido a reconquistar íntegramente el último bastión de los insurgentes cerca de la capital.

Unas 547 personas, entre ellas 88 "combatientes", ya abandonaron el sector rebelde de Harasta, al este de Damasco, según la televisión pública siria.

Se instalaron a bordo de varios autobuses, en una "línea de demarcación" con los territorios del régimen, según una fuente militar en el terreno.

Los bombardeos continuaban pese a que el poder sirio y su aliado ruso lograron un acuerdo con el grupo rebelde islamista Ahrar al Sham para la evacuación de Harasta, el más pequeño y menos poblado de los tres reductos rebeldes que subsisten en Guta Oriental, al este de Damasco.

Diecinueve civiles murieron en ataques aéreos contra un bastión rebelde en el sur de Guta, de los cuales 16 en la ciudad de Zamalka, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que acusa de esos ataques al régimen y a Rusia.

Un corresponsal de la AFP en el lugar vio importantes humaredas que salían de los edificios alcanzados por los ataques.

La iniciativa ocurre gracias a un acuerdo logrado con el poder del presidente Bashar al Asad, luego de que los territorios rebeldes en Guta fueran aplastados por la devastadora ofensiva iniciada el 18 de febrero.

- Situación "dramática" -

En más de un mes de bombardeos aéreos y de combates en el terreno, el enclave rebelde se redujo rápidamente y las fuerzas del régimen ya han conquistado más del 80% de ese territorio.

Los ataques cotidianos han matado a 1.500 civiles, de los cuales 315 niños, según el OSDH.

Unos 1.600 combatientes y miles de miembros de su familia saldrán de Harasta en varias oleadas, según un miembro del comité denominado "de reconciliación", dependiente del régimen sirio e involucrado en las negociaciones.

Civiles y rebeldes, estos últimos con sus armas, serán trasladados hacia el noroeste del país y la operación podría durar varios días, según el portavoz de Ahrar al Sham, Munzer Fares.

Por otro lado, la televisión estatal siria filmó la evacuación de 13 personas, soldados y civiles, "secuestrados" según ella por los insurgentes, pero "liberados" por el ejército. A cambio seis personas detenidas por el régimen fueron liberadas, según una fuente militar.

"Harasta fue totalmente destruida y la situación de los habitantes es dramática", confirmó a la AFP el jefe del consejo local del sector rebelde de Harasta, Hosam al Beyruti.

La evolución de la situación en Guta se parece a lo que sucedió en otros bastiones rebeldes reconquistados en los últimos años por el régimen, como en la ciudad de Alepo (norte) a fines de 2016.

Luego de los intensos bombardeos y los asedios asfixiantes, los insurgentes de estas localidades y los civiles que los apoyan fueron llevados en autobuses rumbo a Idlib, última provincia que escapa aún totalmente al control del régimen en el noroeste. Amnistía International denunció el desplazamiento forzoso de la población.

- Decenas de miles de desplazados -

El poder sirio, apoyado por sus aliados ruso e iraní, ha logrado victorias contra los yihadistas y los rebeldes y ha reconquistado más de la mitad de Siria.

En Guta, la ofensiva del régimen ha causado el desplazamiento de más de 70.000 personas, según el OSDH.

La guerra en Siria, iniciada en 2011, ha causado más de 350.000 muertos y el desplazamiento y exilio de millones de sirios.

En el noroeste, el ejército turco lanzó el 20 de enero una ofensiva para de sacar de la frontera a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), tomando el control total del enclave de Afrin. Más de 250.000 civiles huyeron del avance de las fuerzas turcas, según el OSDH.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.