PERFIL

Martín Vizcarra, el ingeniero civil llamado a reconstruir la política de Perú

Martín Vizcarra (izquierda) podría asumir como nuevo presidente el viernes 23 de marzo
Martín Vizcarra (izquierda) podría asumir como nuevo presidente el viernes 23 de marzo Mariana Bazo / Reuters

Bajo un manto de expectativas a su alrededor, el exembajador de Perú en Canadá asume la jefatura de Estado para cumplir con el periodo presidencial 2016-2021. ¿Quién es Martín Vizcarra?

Anuncios

Tras la sorpresiva renuncia de Pedro Pablo Kuczynski a la Presidencia de Perú el pasado 21 de marzo las miradas se posaron en su primer vicepresidente: Martín Vizcarra, quien según la Constitución debía asumir ante la ausencia del presidente elegido por voto popular.

Un 22 de marzo de 1963 nació en la localidad de Moquegua, Perú, Martín Alberto Vizcarra Cornejo, un ingeniero y político a quien el destino le tendría preparado uno de los mejores regalos de cumpleaños para una persona de su perfil: ser presidente de su país.

Sin vínculos con los partidos políticos tradicionales, Vizcarra ha logrado formarse una imagen interesante dentro de la administración pública peruana. Los primeros conceptos que tuvo respecto a la política fueron transmitidos por su padre, quien además de ser alcalde de Moquegua, formó parte de la Asamblea Constituyente de 1978.

"Mi padre influyó bastante en mi sensibilidad social. Si la tengo la debo a mi padre", aseguró Vizcarra en una entrevista a la agencia de noticias AFP.

Ingeniero civil, graduado en el año 1984 de la Universidad Nacional de Ingeniería, lideró en el año 2008, la protesta cívica llamada el “Moqueguazo”, una acción llevada a cabo para exigir que se incrementara el canon que pagaba la empresa Southern Perú ya que el mismo era menor que el recibido por la población de Tacna.

Dos años después fue electo para gobernar la región de Moquegua, gestión que de acuerdo a los especialistas fue impecable. Por ello fue toda una sorpresa que no se lanzara para la reelección en el año 2014, cuando decidió apartarse algunos años de la política regional.

Respaldo a Kuczynski y primer revés en la administración pública

Cuando parecía que la carrera política de Vizcarra había llegado a su fin, nuevamente se produjo una sorpresa. En el año 2016, un empresario de nombre Pedro Pablo Kuczynski, quien había formado parte del gabinete de Alejandro Toledo se lanzó a la presidencia y allí el ingeniero decide apoyarlo, siendo parte clave en su triunfo.

Tras asumir el poder, asume el cargo de vicepresidente, pero por su postura se especulaba que podría dirigir el gabinete ministerial del nuevo presidente Kuczynski. Sin embargo, este último solo le confió el Ministerio de Transporte, puesto que le valió para saber que Perú contaba con una dura oposición.

Vizcarra, asumió sin previa consulta el apoyo del Estado a una constructora peruano-argentina que llevaba adelante las obras para la construcción del nuevo aeropuerto de la localidad de Cusco y se había quedado sin recursos para financiar la misma.

Dicha situación provocó que la oposición le cuestionara por su presunta parcialidad para favorecer capitales privados. Aunado a ello, se le atribuyeron delitos que no se le pudieron comprobar, lo cual le llevó a disminuir la presión presentando su renuncia.

A pesar de ello, el Gobierno de Kuczynski le encomendó una nueva tarea: ser el representante de Perú en Canadá, cargo que ocupó hasta la dimisión este 21 de marzo del presidente y su traslado a Lima para juramentarse para asumir el compromiso de culminar el periodo.

Nuevos retos para recuperar la credibilidad política de Perú

Vizcarra se define como una persona austera, pragmática y sencilla. Su mayor fortaleza es el evitar las confrontaciones, algo que en los actuales momentos genera expectativa por la manera en la que manejará la oposición, la cual está en alza tras haber provocado la renuncia de Kuczynski.

Para muchos es considerado como una persona inusual dentro de la clase política peruana. Es definido como un tecnócrata político, sin un liderazgo visible, pero consolidado.

Muchos definen que cuenta con la capacidad que necesita el país para asumir los problemas heredados de la administración que sale. No posee con vínculos con la élite empresarial ni con los partidos políticos tradicionales y tampoco tiene militancia en alguno.

"Es mucho más cuidadoso en la administración de su imagen y mucho más ubicado políticamente", declara a la agencia de noticias AFP el analista Fernando Tuesta, agregando que los peruanos apreciarán el contraste entre Vizcarra y Kuczynski.

Con un origen en la clase media, no tiene temor a ser considerado humilde. En su momento como ministro ganó la simpatía de gran parte del personal al aparecer en varias oportunidades almorzando en el comedor de la institución.

Para muchos analistas, su falta de compromiso para enfrentar a la oposición como ministro pone en duda su capacidad para hacerlo como presidente. No obstante, hay muchos que consideran que gobernaría de acuerdo a las exigencias de quienes adversarán su gestión, en especial el bloque liderado por el fujimorismo.

Otros están esperanzados en que Vizcarra contará con el temple necesario para asumir la jefatura de estado de buena manera y levantar elogios tal como lo hizo años atrás como gobernador de la región de Moquegua.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24