Saltar al contenido principal

El juicio saca a la luz el calvario de una au pair asesinada en Londres

Anuncios

Londres (AFP)

La primera semana del juicio por el asesinato de una joven au pair en Londres a manos de la familia francesa que la acogía reveló el infierno que vivió en sus últimas horas.

Los bomberos que el 20 de setiembre de 2017 se acercaron al jardín de la casa de la familia, en el sudoeste de Londres, alertados por un vecino que informó de humo negro y un olor horrible, se encontraron al padre, Ouissem Medouni, de 40 años, quemando el cadáver de la también francesa Sophie Lionnet.

Les aseguró tranquilamente que estaba cocinando un cordero.

"¿Por qué está quemando un cuerpo?", le preguntó el bombero Thomas Hunt tras vislumbrar dedos y una nariz, según explicó él mismo ante la corte de la capital británica que juzgará el caso hasta el 11 de mayo.

"Es un cordero", respondió con calma el padre, relató Hunt.

La fiscalía explicó en el juicio que la pareja formada por Medouni y Sabrina Kouider había sometido a la chica de 21 años a una "campaña de intimidación, tortura y violencia" que culminó en su muerte.

El caso revela además la vulnerabilidad de las au pair, generalmente mujeres jóvenes que, en el caso de Reino Unido, vienen a aprender inglés mientras cuidan a niños a cambio de comida y una habitación, aunque muchas veces acaban convirtiéndose en criadas susceptibles de abusos.

Sophie Lionnet ya había expresado a su madre su deseo de volver a Francia un año antes de ser asesinada. "Si tuviera los medios para comprarme un billete y tomar un taxi, ya lo hubiera hecho", le dijo en un mensaje.

- Arrancar una confesión -

La pareja acusó a la niñera, que había trabajado con ellos desde diciembre de 2015, de ser una espía del exmarido de la mujer, Mark Walton, un cantante que vivió su momento de fama en los años 1990 como integrante de la banda de pop juvenil irlandesa Boyzone.

Según la fiscalía, Kouider desarrolló una "obsesión" por su antiguo compañero y le había acusado falsamente de pederastia, asalto sexual y acoso, antes de admitir que se trataba de calumnias.

La mujer dijo a los investigadores que la au pair había "drogado" a su familia como parte de su campaña de espionaje al servicio de Walton.

El martes, en el segundo día de juicio, la audiencia escuchó fragmentos de más de ocho horas de grabaciones de audio en las que la muchacha era interrogada por la pareja.

Según Kouider, la chica reconoció que trabajaba para Walton, que le había pagado 20.000 euros (25.000 dólares).

La corte también tuvo ocasión de ver un video de la joven demacrada, admitiendo el supuesto complot, una confesión arrancada bajo presión, según la fiscalía.

La madre también acusó a la niñera de ser perezosa: "espera que le sirvamos, es como si nosotros trabajáramos para ella".

"Se pasaba la mayor parte del tiempo al teléfono, sentada en el sofá".

Los dos acusados se declararon inocentes del asesinato, pero culpables de obstruir a la justicia al haber tratado de quemar el cuerpo.

- "Tenía miedo" -

Steve Brown, un conocido de Sabrina Kouider, dijo en la audiencia de este viernes que vio cómo la mujer gritaba a Sophie en un par de ocasiones. "Todo el mundo podía ver claramente que Sophie tenía miedo".

En una de las ocasiones, Brown, que describió Kouider como "agresiva y violenta", le pidió: "'¿puedes dejar de gritarle así a la chica?' Ella me respondió que era perezosa, que no cocinaba, que no hacía nada".

El hombre explicó que en una ocasión en que visitó la casa llevó dos "hachis parmentier", un picadillo de carne y puré de patatas típico de Francia, y que uno era específicamente para Sophie, porque parecía "hambrienta".

Jaymani Patel, que trabaja en una tienda cerca del domicilio de la familia, explicó que veía a Sophie varias veces por semana, y que era una muchacha "tímida" que "sonreía siempre".

En cambio, evitaba a Sabrina Kouider desde que discutieron en la tienda por unas tarjetas telefónicas. "Podía ser difícil", narró el comerciante.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.