Ataque bomba

Afganistán: al menos tres personas muertas y ocho heridas en un ataque a una mezquita chiíta

Un oficial de policía afgano hace guardia frente a una mezquita chiíta después de un ataque suicida con bomba en Herat, Afganistán, el 25 de marzo de 2018.
Un oficial de policía afgano hace guardia frente a una mezquita chiíta después de un ataque suicida con bomba en Herat, Afganistán, el 25 de marzo de 2018. Mohammad Shoib / Reuters

Un ataque suicida cerca de una mezquita chiíta en la ciudad afgana de Herat dejó al menos tres personas muertas e hirió a otras ocho. El autodenominado grupo Estado Islámico se atribuyó el atentado.

Anuncios

Al menos tres personas murieron y ocho resultaron heridas después de que uno de los dos atacantes suicidas detonara un chaleco cargado de explosivos, cerca de una mezquita de la minoría chiíta en el oeste de Afganistán.

El atentado se produjo hacia las 13:30 hora local, en el Distrito 2 de la ciudad de Herat, cuando un rebelde hizo estallar los explosivos que llevaba en su pecho cerca de la entrada del templo, según informó el portavoz del gobernador regional, Jaelany Farhad a la agencia de noticias EFE.

Por su parte, el subjefe de policía, Aminullah Amin, informó que los dos atacantes habían intentado entrar a la mezquita, pero fueron frenados por guardias, quienes abrieron fuego contra ellos.

"Nuestros hermanos chiítas estaban rezando en la mezquita cuando dos atacantes suicidas ingresaron al complejo de la mezquita. Afortunadamente, los terroristas fueron identificados por la policía afgana y los residentes locales", dijo Amin.

Aunque la policía no pudo evitar la primera explosión, sí logró interceptar al segundo rebelde y lo mató antes de que pudiera detonar también sus explosivos, explicó Farhad.

El Estado Islámico volvió a reivindicar el ataque

El autodenominado Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque. La semana pasada, el grupo terrorista también se adjudicó la autoría de otra explosión que acabó con la vida de unas 30 personas cerca de un santuario chiíta en Kabul, en medio de las festividades del año nuevo persa.

Tres semanas antes, otro atentado suicida en Herat contra una mezquita de este colectivo y también reivindicado por el grupo Estado Islámico dejó otros 29 muertos y 63 heridos.

Si bien la violencia sectaria en Afganistán, principalmente sunita y musulmana, no era lo habitual, una serie de ataques en los últimos años, muchos de ellos reivindicados por el autodenominado Estado Islámico, han matado a cientos de chiítas, muchos de ellos pertenecientes a la minoría étnica hazara.

El Estado Islámico apareció por primera vez en Afganistán hace tres años. Su principal bastión se agrupa en la región oriental de Nangarhar, en la frontera con Pakistán, aunque también cuentan con combatientes fieles al grupo que han estado activos en el norte de Afganistán.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias han confirmado esta cifra de muertes y heridos, pero han advertido que la cifra final de víctimas podría cambiar.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24