Saltar al contenido principal

Negociaciones para formar gobierno en Italia vuelven al punto de inicio

Anuncios

Roma (AFP)

Luigi Di Maio (M5S, antisitema) y Matteo Salvini (Liga, extrema derecha), considerados como los nuevos de la política italiana, afirmaron el domingo que las negociaciones para formar gobierno vuelven al punto de inicio, a pesar del acuerdo alcanzado entre ellos para las presidencias de la Cámara de Diputados y del Senado.

El Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Di Maio, hasta ahora opuesto a toda forma de negociación política, alcanzó el sábado un acuerdo con la coalición de derecha y extrema derecha dominada por Salvini para elegir a uno de sus referentes en la presidencia de la Cámara de Diputados, a cambio de que una allegada a Silvio Berlusconi presida el Senado.

La elección para las presidencias en la Cámara de diputados y el Senado era una etapa esencial antes de las consultas que el presidente, Sergio Mattarella, debe iniciar a principios de abril de cara a formar un gobierno a pesar de la ausencia de mayoría luego de los comicios del 4 de marzo.

El acuerdo sellado el sábado permitió la elección de Roberto Fico, de 43 años, un ortodoxo M5S, a la presidencia de la Cámara de Diputados, y de Elisabetta Alberti Casellati, de 71 años, que apoya a Berlusconi desde que éste se lanzó en política en 1994, a la del Senado.

En una entrevista el domingo con el Corriere della Sera, Di Maio repitió que "el partido" para el gobierno no está para nada vinculado a las presidencias de diputados y del Senado.

"Pero a partir de hoy (domingo), los que quieren trabajar para los ciudadanos saben que existe una fuerza fiable y seria que dialoga con todos y avanza en grupo para el bien del país", explicó Di Maio, de 31 años, quien reivindica que debe dirigir el gobierno en nombre del 32% de los que votaron por el M5S, primer partido del país.

Pero antes de hablar de nombres, el diputado cuyo partido se impuso con los votos del sur del país, que se considera abandonado, aseguró que desea hablar de los "temas" y evocó como prioridad una reducción impositiva, atenuar la reforma de las pensiones, impulsar medidas para las familias y luchar contra el desempleo de los jóvenes.

Salvini, cuya coalición con la derecha de Berlusconi sumó 37% de los votos, se mostró más directo en un mensaje en Twitter: "Para respetar a todos, el próximo jefe de gobierno deberá ser propuesto por la derecha".

El jefe de la Liga enumeró luego en este orden sus prioridades: suprimir la reforma de las pensiones y las medidas burocráticas para las empresas, reducir los impuestos, recortes en los "gastos inútiles", reformar la escuela y la justicia, reforzar la legítima defensa, revisar los tratados europeos, relanzar la agricultura y la pesca, crear un ministerio para las personas discapacitadas, autonomía y federalismo (una reivindicación del Norte), expulsión de clandestinos y control de fronteras.

"Estamos listos", prometió.

Las elecciones del 4 de marzo sumieron a la tercera economía de la zona euro en una gran incertidumbre.

Tanto la coalición de derecha, que obtuvo 37% y es liderada por la Liga (extrema derecha) de Matteo Salvini, como el M5S, primer partido del país con 32% de votos, dirigido por Luigi di Maio, reivindican el poder.

Ninguno tiene mayoría en el Parlamento y de momento dicen estar simplemente dispuestos a discutir con quien esté dispuesto a adoptar su programa, mientras que el Partido Demócrata (PD, centro izquierda) se rehúsa a ser utilizado por quien sea para poder formar gobierno.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.