Saltar al contenido principal

Cataluña: el destino de Carles Puigdemont, en manos de la justicia alemana

Las cámaras de video se instalan fuera de la prisión de Neumünster, Alemania, el 26 de marzo de 2018, después de que el exlíder catalán Carles Puigdemont fuera detenido el domingo en Alemania y puesto bajo custodia en este edificio.
Las cámaras de video se instalan fuera de la prisión de Neumünster, Alemania, el 26 de marzo de 2018, después de que el exlíder catalán Carles Puigdemont fuera detenido el domingo en Alemania y puesto bajo custodia en este edificio. Fabian Bimmer / Reuters

El expresidente catalán compareció ante un juez federal de Alemania como parte del reconocimiento por su detención. El Gobierno alemán insiste en que la decisión de su extradición a España compete “fundamentalmente a la justicia”.

ANUNCIOS

Tras pasar la noche en la prisión alemana de Neumünster, el expresidente catalán Carles Puigdemont compareció este lunes 26 de marzo ante el Tribunal Administrativo de Schleswig-Holstein para ser identificado, como parte del proceso de su detención en el país y la euroorden de arresto del Tribunal Supremo de España.

El líder independentista está ahora en manos de la justicia alemana, luego de que el pasado 25 de marzo fuera detenido por la policía mientras cruzaba la frontera de Alemania con Dinamarca, con miras de regresar a Bruselas donde ha permanecido exiliado desde octubre pasado.

Al país germano le toca asumir la tarea de decidir qué hacer con Puigdemont: si mantenerlo bajo custodia policial, dejarlo en libertad bajo condiciones mientras se discute su futuro o bien recibir la euroorden y extraditarlo a España para que sea juzgado por los presuntos delitos de rebelión, malversación de fondos públicos y sedición por su implicación en el proceso independentista.

Las competencias sobre esa euroorden son de la Fiscalía general del estado federado donde fue detenido, es decir de Schleswig-Holstein, a la vez que le compete estudiar si esos delitos tipificados en España también están en el Código Penal alemán, como es el caso de rebelión que no existe como tal, pero tiene otros equiparables como el delito de alta traición.

En todo caso, las autoridades alemanas han confirmado que lo más probable es que no se decida nada hasta después de Semana Santa, según la portavoz de la fiscalía estatal en el Tribunal regional de Schleswig, Wiebke Hoffelner. Lo que da tiempo a España para reunir los documentos necesarios que respalden a esa euroorden frente Alemania y el órgano Eurojust (que tramita estas euroórdenes).

La posible extradición de Puigdemont, un proceso judicial que puede tardar entre 10 y 60 días prorrogables

Algunos medios y expertos dicen que Alemania es el peor país en el que podía caer Puigdemont con una Orden Europea de Detención y Entrega encima. En el sentido de que la legislación de Alemania cuenta con delitos más duros y con más años de cárcel.

El proceso que inicia ahora Puigdemont es distinto al que tenía en Bélgica, y los plazos de entrega por extradición podrían tardar entre 10 y 60 días, con prórroga si cumple uno de los 90 casos excepcionales. Todo dependerá del análisis y la ejecución de la Fiscalía regional, y del caso extraño de que sea el mismo Puigdemont quien acepte ser entregado a su país de origen, algo que se cumpliría en un plazo de diez días.

Improbable, a sabiendas de que el expresidente ha insinuado hacer una solicitud de asilo en Alemania. Si bien el portavoz del Ggobierno Steffen Seibert ha dicho que es “una posibilidad abstracta”, se tendría que atender con el añadido de que no existe un antecedente de otro ciudadano español en estas circunstancias.

La investidura de Puigdemont como posibilidad

Pese a dormitar en prisión y estar bajo tutela alemana, en Cataluña siguen defendiendo la investidura de un líder independentista como Carles Puigdemont, ya que son los grupos soberanistas los que tienen mayoría en la cámara y con el encarcelamiento de todas sus personalidades no tienen donde escoger.

Por ello este miércoles el Parlamento catalán ha convocado un pleno en el que Junts per Catalunya, Esquerra Republicana y la CUP proponen la posibilidad de que Carles Puigdemont pueda ser investido como presidente regional, así como defienden que lo sea las opciones que le siguieron, a saber, Jordi Sànchez y Jordi Turull.

En este pleno, que algunos medios españoles lo tildan de “nuevo enfrentamiento institucional” y de “desobediencia” se busca también reclamar la libertad de los diputados encarcelados la semana pasada, apoyado por una gran parte de la ciudadanía, tanto soberanista como no soberanista.

Alemania, inmune a la crisis política catalana

“España es una democracia y un Estado de derecho”, remarcó también Seibert, para decir que Alemania y la canciller Angela Merkel no se posicionarán respecto a la crisis política de Cataluña ya que es un asunto de España que “debe resolver internamente”.

Pese eso, en las últimas horas la policía alemana puso en cuestión por qué Puigdemont no fue detenido en Dinamarca cuando la euroorden ya estaba en marcha y los servicios de inteligencia españoles habían interceptado al exmandatario de la Generalitat desde su salida de Bruselas. Una pregunta que rebota en territorio alemán, donde las relaciones con España son buenas.

EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.