Saltar al contenido principal

Gobierno sirio vislumbra la victoria en Guta Oriental, cerca de Damasco

Anuncios

Douma (Siria) (AFP)

El gobierno sirio vislumbraba el lunes la conquista definitiva del bastión rebelde de Guta Oriental, cerca de Damasco, tras la evacuación de miles de combatientes, aunque todavía siguen las negociaciones para la rendición de la ciudad de Duma, último reducto insurgente en el sector.

Al cabo de una ofensiva de un mes -preparada y acompañada con un diluvio de fuego de la aviación y de la artillería que dejó más de mil muertos civiles- el gobierno de Bashar al Asad conquistó 90% de Guta Oriental e impuso, con la ayuda de Rusia, acuerdos de evacuación de las milicias rebeldes.

Unas 6.400 personas, combatientes acompañados por sus familias y otros civiles, se retiraron el sábado y el domingo del sur de Guta Oriental, controlado por el grupo islamista Faylaq al Rahman, hacia los territorios rebeldes del noroeste de Siria.

En cada autobús que transportó a los combatientes viajaba un soldado ruso, constató un corresponsal de la AFP, lo que demuestra la fuerte implicación de Rusia en la ofensiva y las negociaciones posteriores.

La evacuación de rebeldes debía continuar este lunes, dijo a la AFP el portavoz de Faylaq al Rahman, Waël Alwane.

Muchos de los evacuados estallaron en lágrimas el domingo en el momento de separarse de familiares que habían optado por quedarse en sus hogares en el marco de la política de "reconciliación" del gobierno sirio.

"Abandonamos nuestros hogares, nos quedamos sin dinero, sin hogar, ni siquiera vestimentas debido a los bombardeos", declaró Hamza Abbas, un civil.

"Pero, ¿cómo aceptar vivir con los que masacraron a mi familia y mis amigos?", pregunta angustiado.

La ofensiva lanzada el 18 de febrero puso de rodillas a los últimos territorios rebeldes.

Más de 1.600 civiles murieron a causa de los bombardeos de la aviación y la artillería, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

- Divergencias rebeldes -

Cuando termine la evacuación masiva, los rebeldes controlarán solamente el bastión de Duma, la ciudad más grande del sector, en manos del grupo Jaish al Islam, que está negociando con los rusos.

Según el OSDH, contrariamente a los acuerdos precedentes, las negociaciones podrían concluir con el desarme del grupo a cambio de la restauración de las instituciones del régimen pero sin la presencia del ejército sirio, que sería sustituido por la policía militar rusa.

Los rebeldes que no quisieran abandonar las armas beneficiarían de un "acuerdo de evacuación", según la misma fuente.

"Las negociaciones continúan pero se demoran debido a divergencias en el grupo rebelde", dijo a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Algunos dirigentes de Jaish al Islam "se oponen a un acuerdo. La muerte el sábado de cinco soldados sirios por francotiradores estaría vinculada al intento de sabotaje de los duros" del grupo, agregó.

"Las negociaciones están destinadas a asegurar nuestra permanencia y nuestra salida", insistió el portavoz de Jaish al Islam, Hamza Bayrakdar.

El diario oficialista Al Watan sostuvo por su parte que se había llegado a un "acuerdo preliminar" tras "negociaciones intensas" y que las dos partes se daban tres días de plazo para estudiar los detalles del acuerdo.

La suerte de los habitantes sigue pendiente del resultado de las negociaciones.

Ante la incertidumbre, 16.000 habitantes decidieron dirigirse hacia las zonas controladas por el régimen en los últimos seis días, según el OSDH.

"Me voy porque estoy enfermo, pero también porque vivimos una situación de miseria total, tenemos hambre", dijo a la AFP Fayez Ali Thaljé, 53 años, cuando se iba de Duma.

En una decena de días, cerca de 110.000 civiles huyeron de Guta a través de los corredores instalados por las autoridades sirias.

El enclave rebelde contaba en el momento del inicio de la ofensiva gubernamental con unos 400.000 habitantes.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.