"Ni Dios ni la Corona de España dieron a Chile el litoral", alega Bolivia

Anuncios

La Haya (AFP)

Bolivia recordó este lunes que "ni Dios ni la Corona de España le dieron a Chile el litoral" norte del océano Pacífico, en sus alegatos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que examina esta vieja disputa marítima entre ambos países.

En la segunda semana de audiencias ante la CIJ en La Haya y en presencia del presidente boliviano, Evo Morales, el abogado Antonio Remiro Brotons inició así su alegato: "Ni Dios ni la Corona de España dieron a Chile el litoral del Pacífico. La fuerza le otorgó ese acceso".

La Guerra del Pacífico de 1879-1883 hizo perder a Bolivia 120.000 km2 de territorio y sus únicos 400 km de costa en el Pacífico en favor de Chile.

Según Remiro Brotons, Bolivia tiene un derecho "adquirido" a negociar con Chile un acceso soberano al océano.

Chile replica que no tiene obligación jurídica de negociar una salida al mar para Bolivia, pues las actuales fronteras entre los dos países fueron definitivamente fijadas en un tratado de 1904.

"Invitamos a Bolivia a reconocer y respetar el Tratado de 1904, y no a intentar modificar los límites regidos por ese Tratado", dijo la semana pasada el canciller chileno, Roberto Ampuero.

- Promesas no respetadas -

Las sesiones ante la CIJ se iniciaron la semana pasada y durante los alegatos de Bolivia ya estuvo presente Morales, prueba de la importancia que tiene para este país un acceso soberano al mar.

"No buscamos venganza, buscamos justicia", había afirmado Evo Morales en La Paz, el viernes antes de volar a La Haya. "Cerremos juntos las heridas del pasado" a través "del diálogo y la negociación", agregó.

Este lunes, el presidente boliviano siguió atentamente en la sala de la Corte los alegatos de su país, que pretenden demostrar que a lo largo del siglo XX sí hubo compromisos chilenos no respetados y negociaciones bilaterales al respecto.

La propia Organización de Estados Americanos (OEA), en una "serie de resoluciones, indica que existe un diferendo que debe negociarse con el objetivo de proporcionar a Bolivia un acceso" al Pacífico, argumentó este lunes ante la CIJ la abogada Amy Sander.

Otro letrado que defiende la posición boliviana, Payam Akhavan, alegó: "Las palabras importan. Y la palabra de Chile indicó que aceptaba la transferencia a Bolivia de un acceso al mar", afirmó, refiriéndose a un intercambio de notas diplomáticas de 1925 entre los dos países.

Pero Chile rechaza esas alegaciones. El canciller Ampuero calificó de "inconsistente" la posición de Bolivia, que "no ha sido capaz de mostrar un solo documento donde quede establecido que Chile esté obligado a negociar y entregar soberanía".

"Sentarse a escuchar las aspiraciones de un país vecino no implica que uno esté obligado a aceptar esas aspiraciones, demandas o planteamientos", declaró el viernes el canciller chileno.

- Perú, tercero en discordia -

La CIJ de La Haya fallará dentro de varios meses, pero la cuestión de una cesión territorial no forma parte de la demanda; el objetivo de Bolivia es que esta Corte obligue a Chile a negociar.

El caso y la futura decisión del tribunal también serán seguidos muy de cerca en Perú, país aliado de Bolivia en aquella guerra del siglo XIX.

Perú firmó un acuerdo con Santiago en 1929 que establece que debe ser consultado, si Chile decidiera ceder alguno de sus antiguos territorios. Ante la CIJ, los bolivianos recordaron que Santiago les prometió en 1895 cederles eventualmente territorio de la otrora provincia peruana de Arica.