Barclays pagará multa de USD 2.000 millones por su responsabilidad en crisis de 2008

Anuncios

Nueva York (AFP)

El banco británico Barclays acordó con Estados Unidos pagar 2.000 millones de dólares de multa para cerrar una investigación de sus prácticas en el sector inmobiliario antes de la crisis financiera de 2008, dijo el jueves el Departamento de Justicia (DoJ).

La institución fue acusada de "fraude" por haber vendido entre 2005 y 2007 créditos inmobiliarios -llamados "RMBS"- a inversionistas, que sufrieron multimillonarias pérdidas cuando estos productos financieros perdieron todo su valor, según un comunicado del DoJ.

Los RMBS son títulos financieros adosados a créditos hipotecarios riesgosos, que los bancos vendieron a grandes inversionistas y otros establecimientos financieros de mediana y pequeña escala.

El DoJ indicó que los préstamos subyacentes "eran considerablemente menos solventes de lo que Barclays presentó" y el banco "intencionalmente tergiversó" hechos clave. Los deudores comenzaron a incumplir el pago de las hipotecas y se desató un efecto en cascada por todo el sector financiero mundial que tuvo su clímax en la crisis de 2008.

Filiales del Barclays realizaron 36 transacciones con RMBS por un monto inicialmente estimado en 31.000 millones de dólares, según el departamento de Justicia.

El banco "mintió sobre la calidad de los créditos inmobiliarios contenidos en estas operaciones", dijo el regulador, que retirará su demanda civil contra Barclays y suspenderá todas sus investigaciones sobre la entidad.

También lograron acuerdos con las autoridades dos exejecutivos estadounidenses de Barclays, Paul Menefee en Austin (Texas) y John Carroll de Port Washington (New York). Ambos pagarán pagarán multas que totalizan 2 millones de dólares por el cierre de investigaciones.

Los acuerdos reflejan "la determinación del departamento de Justicia de responsabilizar a los bancos y otras entidades así como a los individuos por su conducta fraudulenta", indicó Richard Donoghue, fiscal federal del tribunal de Nueva York, citado en el comunicado.

Barclays es el último de los grandes bancos sancionados por la crisis casi una década después de que colapsaran entidades financieras poseedoras de esos activos basados en hipotecas con alto riesgo de incumpliento.

La semana pasada el banco suizo UBS aceptó pagar 230 millones de dólares al estado de Nueva York para saldar la acusación de haber tergiversado el valor de las activos formados por hipotecas y vendidos antes de la crisis.

Según el departamento de Justicia, Barclays engañó a los inversores causándoles pérdidas por miles de millones de dólares.

El banco mintió sobre la solvencia de quienes tenían su casa hipotecadas y luego dejaron de pagarlas a "tasas excepcionalmente altas".