Saltar al contenido principal

Costa Rica se encamina a las elecciones con la religión como tema de fondo

Los partidarios del candidato presidencial del Partido Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado, celebran durante el último debate antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en San José, Costa Rica, el 27 de marzo de 2018.
Los partidarios del candidato presidencial del Partido Acción Ciudadana (PAC), Carlos Alvarado, celebran durante el último debate antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en San José, Costa Rica, el 27 de marzo de 2018. Juan Carlos Ulate / Reuters

El país centroamericano celebrará este domingo su segunda ronda de elecciones para elegir presidente. La contienda está abierta entre el oficialista Carlos Alvarado y el evangélico Fabricio Alvarado que buscan sacar ventaja del voto católico.

ANUNCIOS

Desde el 29 de marzo, en Costa Rica no valen más carteles, ni anuncios ni encuestas sobre las elecciones. En pleno periodo reflexivo, 3,3 millones de costarricenses tienen hasta este domingo 1 de abril para decidir qué candidato escoger en la segunda ronda de las elecciones presidenciales.

Desde el oficialismo, el exministro de Trabajo Carlos Alvarado, de 38 años y del Partido Acción Ciudadana (PAC) se presenta como futuro presidente del país centroamericano. Su propuesta “centroprogresista” es trabajar en “la continuidad del cambio”, llevada a cabo por las nuevas generaciones, e impulsar la economía del país.

Mientras que, al otro lado del ring, su contendiente es el conservador evangélico Fabricio Alvarado, de 43 años y del Partido Restauración Nacional (PRN), polémico por haber reincidido en el tema de mayor debate de estas elecciones: la petición que hizo a Costa Rica la Corte Interamericana de Derechos Humanos para aprobar el matrimonio gay en el país.

Que no haya pancartas electorales, no significa que durante este fin de semana la población borre de su imaginario el debate religioso que se ha instaurado. De hecho, las últimas encuestas sitúan a los candidatos en un “empate técnico” que el voto católico tradicional y el voto de los indecisos podrían desencallar.

Pese a ser católico, Carlos Alvarado no es practicante y en ese sentido no cuenta con la base evangélica de Fabricio Alvarado, cuyo partido tiene entre sus votantes un mínimo de 22% de población creyente. El aspirante del PAC pidió no llevar a los extremos el catolicismo tradicional y conservador del país, pero la verdad es que, en lo que se refiere a población evangélica, Costa Rica pasó del 8,6% en 1983 al 23% en 2012, según un estudio del Pew Reaserch Center de EE. UU.

La religión en las urnas de Costa Rica

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), apoyado en la Constitución, tuvo que condenar hasta tres veces el uso de la religión con fines para incidir en el voto. El mismo Fabricio Alvarado fue vetado de usar motivos religiosos durante la campaña, tras recibir alrededor de cien denuncias al pedir el voto directamente en las congregaciones y en las que 250 pastores evangélicos estuvieron involucrados para conseguir donaciones y convencer a votantes.

Ligado a la religión, el debate en Costa Rica también ha estado marcado por el aborto, la fecundación in vitro, la educación sexual entre los menores y la defensa de la familia tradicional. Y todo pese a que la misma Constitución prohíbe mezclar la religión con la política.

"No se podrá, sin embargo, hacer en forma alguna propaganda política
por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose,
como medio, de creencias religiosas", menciona la Constitución en su artículo 28.

El 29 de marzo, cada candidato se reunió con sus comandos de campaña, y en el caso de Carlos Alvarado tuvo tiempo de firmar un compromiso sobre agua y agricultura para la provincia de Guanacaste (Pacífico Norte).

Sea quien sea el candidato escogido en las urnas en plena Semana Santa –motivo también de conflicto durante la campaña, por el contexto religioso y de vacaciones–, comenzará a gobernar la nación centroamericana a partir del 8 de mayo, por un periodo de cuatro años (entre 2018 y 2022).

Con EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.