Saltar al contenido principal

Francia:Nicolas Sarkozy enfrenta juicio por corrupción y tráfico de influencias

El expresidente Nicolas Sarkozy asiste a la Copa de Francia, enero 24 de 2018.
El expresidente Nicolas Sarkozy asiste a la Copa de Francia, enero 24 de 2018. Gonzalo Fuentes / Reuters

El expresidente francés, Nicolas Sarkozy, enfrentará un juicio por corrupción y tráfico de influencias en la obtención de información secreta. Este delito es castigado hasta con cinco años de prisión.

Anuncios

Este 29 de marzo, el diario Le Monde informó que Nicolas Sarkozy será juzgado por el Tribunal Correccional por corrupción y tráfico de influencias. Sin embargo, los abogados de Sarkozy dijeron que apelarían la decisión si lo envían a la Corte.

“Sarkozy esperará con calma el resultado de la moción para una declaración de invalidez. No duda de que una vez más la verdad triunfará, su apelación se escuchará el 25 de junio", dijeron sus abogados en un comunicado.

Los cargos por los que Sarkozy se tendrá que presentar en la Corte, se producen luego de que los investigadores intervinieran los teléfonos ante la sospecha de que el difunto líder libio Muammar El Gaddafi (1969-2011) financió la campaña electoral del expresidente francés.

Sin embargo, según el diario Le Monde este caso no se trata de la campaña electoral, sino de las irregularidades por corrupción y tráfico de influencias en la obtención de información secreta.

Las relaciones de Gaddafi persiguen a Sarkozy

Sarkozy, quien fue presidente desde el 2007 a 2012, y fue derrotado por el socialista François Hollande en su carrera por la reelección, ha enfrentado desde entonces una serie de investigaciones por alegatos de corrupción, fraude y financiamiento de campañas.

Sin embargo, según la ley francesa, un sospechoso no es formalmente acusado de un crimen a menos que sea enviado a juicio.

Por su parte, los abogados de Sarkozy argumentan que los magistrados que investigaban el presunto financiamiento secreto de Libia excedieron sus poderes y emprendieron una "expedición de pesca" al investigar sus conversaciones entre septiembre de 2013 y marzo de 2014, violando el privilegio abogado-cliente.

De acuerdo con las intervenciones telefónicas, el expresidente es acusado de negociar el ofrecimiento de un ascenso a un fiscal a cambio de una investigación en donde su extesorero (del partido) y otros "explotaron la  fragilidad mental de la mujer más rica de Francia, Liliane Bettencourt, para extraer donaciones políticas en efectivo".

El tráfico de influencias puede ser castigado en Francia hasta con cinco años de prisión y una multa de 500.000 euros. Sarkozy perdió la inmunidad presidencial por la acusación legal un mes después de que dejó el cargo en junio de 2012.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.