Saltar al contenido principal

Tensión por un vertedero de residuos contaminantes cerca de Moscú

Anuncios

Moscú (AFP)

Las autoridades rusas intentaban el viernes apaciguar la indignación de los habitantes de una pequeña ciudad cerca de Moscú, donde miles de personas se manifestaron para reclamar el cierre de un vertedero de residuos contaminantes cuyas emisiones provocaron la hospitalización de niños.

La alcaldía de Volokolamsk, una ciudad de 20.000 habitantes situada a unos 100 kilómetros al noroeste de la capital rusa, anunció que comenzó a distribuir mascaras respiratorias a la población y puso en marcha un plan de vigilancia de la situación, según las agencias rusas.

Las autoridades también aseguraron que los habitantes que sufren problemas respiratorios podrán seguir tratamientos en sanatorios.

Sin embargo, el ministerio encargado de situaciones de emergencia determinó que "no había necesidad" de poner en marcha un régimen de excepción o de organizar la evacuación de los habitantes.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, indicó por su parte que el presidente Vladimir Putin seguía la situación de cerca y estaba "en contacto permanente" con las autoridades locales.

"Se trata de un problema complejo, que no puede ser resuelto en una noche. El trabajo continúa", declaró Peskov a los periodistas.

Los habitantes de Volokolamsk vienen denunciando desde hace meses los problemas que padecen relacionados con el vertedero de Yadrovo, en servicio desde 1979, y de donde salieron emisiones tóxicas que afectaron la salud de unos 50 niños el 21 de marzo.

Miles de personas se concentraron el jueves ante la alcaldía para pedir que se implemente un régimen de excepción y se cierre el vertedero.

Las autoridades prometieron cubrir con tierra el vertedero a más tardar a fin de mes e instalar en junio un sistema de desgasificación.

Sin embargo la situación parece empeorar. La noche del miércoles al jueves se produjeron nuevas emisiones, lo que forzó a las autoridades a aplazar las clases en las escuelas.

El domingo está prevista otra manifestación en Volokolamsk para exigir medidas a las autoridades.

Ante el creciente número de quejas de rusos descontentos en todo el país en los últimos meses, las autoridades reconocieron que el sistema de medición de la calidad del aire estaba fallando en el país.

Debido a la falta de fondos, este sistema simplemente no existe o está obsoleto desde la caída de la Unión Soviética.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.