Ecuador dice que equipo de prensa secuestrado en frontera con Colombia está "bien"

Anuncios

Quito (AFP)

Un equipo periodístico del diario El Comercio de Quito, secuestrado el pasado lunes en la frontera con Colombia por disidentes de la guerrilla de ese país, se encuentra "bien", informó el sábado el ministro ecuatoriano de Interior, César Navas.

"Hasta el día de ayer (viernes) que se conocía estaban bien, y está la situación de forma estable", señaló el funcionario a la prensa poco antes de reunirse con familiares del redactor, el fotógrafo y el conductor retenidos cuando cumplían una misión periodística.

Indicó que la cita, celebrada a puerta cerrada en Quito, es para "informar a los familiares el avance del trabajo" de las autoridades para lograr la liberación de los secuestrados por disidentes de la ya disuelta guerrilla colombiana FARC, implicados en narcotráfico.

"Lo que queremos es que nuestros tres conciudadanos regresen y retornen pronto y bien a nuestro país", apuntó Navas.

Las autoridades ecuatorianas presumen que el equipo periodístico fue llevado al lado colombiano tras ser secuestrado en la limítrofe población de Mataje, en la provincia costera de Esmeraldas (noroeste y vecina al convulso departamento colombiano de Nariño).

Las Fuerzas Militares de Colombia desconocen si los rehenes fueron trasladados a ese país, pero señalan como responsable a alias Guacho, un ecuatoriano identificado por inteligencia militar colombiana como Walter Artízala, quien fue guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por 15 años.

Tras apartarse del acuerdo de paz con el ahora partido político, Guacho se quedó al frente de un grupo de entre 70 y 80 hombres y se mueve entre ambos países por una área selvática que sirve de ruta para el tráfico de drogas.

Desde que fue confirmado el secuestro el pasado martes por parte de Navas, único portavoz de Ecuador para el caso, periodistas ecuatorianos realizan en las noches protestas frente al palacio de gobierno, en el centro colonial de Quito, así como una campaña en redes sociales para exigir la entrega del equipo de El Comercio, uno de los diarios más influyentes de Ecuador.

Con carteles con leyendas como "#NosFaltan3" y "#LosQueremosDeVuelta", redactores, fotógrafos y camarógrafos piden la liberación de sus colegas.

El secuestro, el primero que golpea a la prensa en Ecuador en tres décadas, ocurrió en el marco de una serie de atentados a la fuerza pública en el lado ecuatoriano de la frontera entre las dos naciones, que han dejado tres militares muertos y 43 heridos entre uniformados y civiles.