Escuelas de fútbol de Argentina sacudidas por denuncias de pedofilia

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

Las escuelas de clubes de fútbol de Argentina, cantera de jugadores y destino soñado de miles de chicos y sus familias, están sacudidas por un escándalo de redes de prostitución de menores.

Hace dos semanas, directivos del club Independiente hicieron la primera denuncia ante la justicia, luego de que uno de los jóvenes le contara sobre los abusos al sicólogo del equipo.

Según las investigaciones preliminares, adolescentes que se alojan en la pensión de Independiente en Avellaneda (periferia sur de Buenos Aires) eran inducidos a prostituirse a cambio de dinero, zapatillas de fútbol o incluso calzones.

Por ese caso hay hasta ahora seis personas detenidas, entre ellas un árbitro.

A esto se suma una denuncia presentada el lunes ante la policía por una asociación que apoya a las víctimas de violación por casos también de prostitución de menores que habrían ocurrido entre 2004 y 2011 en el albergue de jóvenes del club River Plate, en el exclusivo barrio de Núñez, en Buenos Aires.

La denuncia se basó en información aportada por una médica cirujana que trabajó en River y se volvió a "conmover cuando vio lo que sucedía en Independiente", según María Elena Leuzzi, directora de la Asociación de Víctimas de Violación (Avivi).

"Hay cosas muy fuertes que no se pueden decir porque estamos hablando de menores en aquel momento, quizás hoy ya son adultos, quizás estén trabajando en otro lugar, quizás no pertenezcan más al club. Pero no creemos que haya sido solamente (el caso de) dos menores y que pedófilos solo agarraron a esos dos niños y (luego) dejaron de hacerlo", declaró Leuzzi.

Según esa organización, además, al menos dos chicas del equipo de voley de River fueron abusadas por un médico del plantel.

A primera hora de la tarde, la policía inspeccionó las instalaciones de River. La médica y un sicólogo del club deben dar su testimonio el miércoles ante la fiscalía.

- Grupos vulnerables -

Para los expertos, estos casos no son exclusivos del mundo del fútbol, pero el hecho de que las denuncias se presenten en ese ámbito les da mucha resonancia en Argentina, donde este deporte es pasión nacional.

"Estas cosas suceden en los contextos en los que hay grupos vulnerables. Muchos de los chicos de las ligas inferiores vienen del interior del país y han sido separados de sus familias y de sus núcleos de referencia", explicó a la AFP Oscar Mangione, quien trabajó como sicólogo en Boca Juniors.

"No es algo que pasa desde las estructuras de los clubes, sino que estas redes se aprovechan de la vulnerabilidad de los chicos. Como el fútbol está muy mediatizado, se convierte en una caja de amplificación. Pero es probable que también vayan a buscar jóvenes a barrios marginales y eso no trasciende", agregó.

La mayor parte de los grandes clubes argentinos de fútbol tienen pensiones en las que alojan a los chicos, muchos venidos de las provincias, que sueñan con ser futbolistas profesionales.

Allí se forman deportivamente, comen y duermen. Usualmente, tienen permiso de sus familias para salir y pueden irse durante el fin de semana.

- En alerta -

"El fútbol es tomado como una forma de ascenso social, lo cual es falso porque de cada cien chicos que entran a las inferiores apenas dos o tres pasan a primera división. Y el resultado es que durante varios años se suspende su formación en cualquier otra cosa que no sea el fútbol", comentó Mangione.

"Espero que estas denuncias sirvan para alertar y para que los padres tomen muchas más precauciones", concluyó.

El fútbol inglés también se vio sacudido con el caso del exentrenador y cazatalentos, Barry Bennell, quien en febrero pasado fue declarado culpable de múltiples abusos sexuales a niños tras las denuncias presentadas en 2016 por hechos ocurridos entre 1979 y 1990.