Saltar al contenido principal

Francia: empiezan huelgas intermitentes de los trabajadores ferroviarios

Viajeros caminan en una plataforma en la estación de trenes Gare de Lyon en París durante la huelga nacional de trabajadores ferroviarios franceses
Viajeros caminan en una plataforma en la estación de trenes Gare de Lyon en París durante la huelga nacional de trabajadores ferroviarios franceses Gonzalo Fuentes /Reuters

Millones de personas se vieron afectadas por el denominado "martes negro" una protesta adelantan los trabajadores del sistema ferroviario para oponerse a las reformas que adelanta la administración de Emmanuel Macron.

Anuncios

Los trabajadores ferroviarios llevaron a cabo este martes 3 de abril la primera manifestación definida como “huelgas intermitentes”, las cuales se prolongarán hasta el próximo mes de junio con el fin de mostrar oposición a las reformas que plantea el presidente francés Emmanuel Macron.

Un total de 4.5 millones de usuarios del sistema ferroviario se vieron afectados durante la primera jornada del cese de actividades.

Los sindicatos de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (Sncf, por sus siglas en francés) se alzaron en contra de la propuesta del Gobierno de poner fin al estatuto que les garantiza, al igual que a los funcionarios públicos, un empleo de por vida.

Parte de los trabajadores se opone a la posibilidad de que se supriman para las nuevas contrataciones, ventajas que disfrutan actualmente como es el caso de la jubilación a los 55 años de edad.

Asimismo, los trabajadores ferroviarios evitarán la iniciativa de abrir el servicio a la competencia o transformar la actual Sncf en una sociedad anónima, que supondría una privatización del sistema, aunque ello ha sido negado en varias oportunidades por el gobierno.

El "martes negro" soprendió a los usuarios dela capital francesa

La primera de las denominadas (huelgas intermitentes) fue denominada "martes negro" y se desarrolló en el primer día laboral del mes de abril luego del festivo por la celebración pascual.

De acuerdo a las cifras presentadas por el principal sindicato del sector, un 48% de los trabajadores necesarios para operar con eficacia el sistema se habían sumado a la huelga, al mismo tiempo que un 77% de los conductores se apegaron a la medida.

Asimismo, la agencia de noticias AFP refirió en cuanto a la movilización de los trenes que a mitad del día solamente operaba un tren de alta velocidad (TGV) de cada ocho y en referencia a los regionales solo operaba uno de cada cinco.

El tráfico internacional se vio afectado en menor medida tres de cuatro trenes Eurostar, el cual une a París con Londres estaban funcionando mientras que la circulación de los Thalys, la cual se dirige a Bélgica estaba prácticamente normal.

Durante las jornadas de protestas no habrá trenes con destino a España, Italia y Suiza.

La situación generó el colapso de las principales estaciones de trenes en París debido a la gran cantidad de personas que esperaban en los andenes.

En la estación con más movimiento de París, Gare du Nord,  las personas sobrepasaron la capacidad del espacio destinado y obligó a algunos pasajeros a volcarse a los rieles del tren.

Por su parte en otras estaciones se encontraron sumergidas en la oscuridad debido a que las luces y la máquina expendedora de boletos se apagaron.

Mientras tanto, algunos representantes de los sindicatos ya empiezan a evaluar las consecuencias económicas de la paralización. Guillaume Pepy, presidente de la Sncf, advierte que es probable que la empresa pierda cerca de 20 millones de Euros, algo negativo tomando en cuenta las deudas de la empresa.

Gobierno acusa a sindicatos que politizar el tema

Desde que asumió el cargo en el mes de mayo de 2017, Emmanuel Macron ha planteado sin mayor resistencia la mayoría de sus reformas, las cuales forman parte de su plan para “transformar” el país.

Sin embargo, por primera vez enfrenta a una empresa de 147.000 empleados, la cual ha afectado a diversos gobiernos en décadas anteriores.

"Esperamos un movimiento social de mucho peso, muy fuerte, con un impacto muy duro para los usuarios. Frente a eso, debemos mantener el rumbo que fijamos", afirmó una fuente gubernamental citada por la agencia de noticias AFP.

Mientras tanto, la ministra de Transporte, Elisabeth Borne ha manifestado la firmeza del gobierno, por lo que ha llamado a los sindicatos a conversar y establecer negociaciones en sus peticiones.

"El gobierno resistirá por la vía de la escucha, la concertación y el diálogo (…) algunos de ellos (los sindicatos) claramente están tratando de convertir esto en un asunto político", declaró la titular del despacho de transporte a través de la radio RMC.

Philippe Martínez, jefe del sindicato CGT se respondió a las declaraciones del ejecutivo francés. "Los ferroviarios no están haciendo esto por gusto", destacó el vocero de la agrupación con la línea dura y el más grande entre los trabajadores del sector.

Con AFP y Reuters

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.