El puerto marroquí de Tánger Med se mueve a toda máquina

Anuncios

Tánger (Marruecos) (AFP)

Allí donde hace 15 años los rebaños de ovejas pastaban ahora hay camiones maniobrando noche y día. Y es que el puerto de Tánger Med se mueve a toda máquina y prepara su extensión.

Inaugurado en 2007 y situado en la vertiente marroquí del estrecho de Gibraltar, el complejo portuario conecta con 174 destinos en el mundo, el año pasado movió 51,3 millones de toneladas de mercancías y gestionó 3,3 millones de contenedores.

El parque industrial creado en la misma época y adosado al puerto, en una zona franca, "se desarrolla y crea cada vez más empleos", a un ritmo que "supera las expectativas", se congratula Jaafar Mrhardy, director general de "Tanger Med zone".

Actualmente hay 750 empresas (del automóvil, textiles, electrónicas, aeronáuticas, logísticas y agroalimentarias) y emplea a 70.000 personas para un volumen de negocio de 5.500 millones de euros en 2017, según Tánger Med.

Y la inauguración de la extensión de Tánger Med II permitirá triplicar la capacidad de contenedores a partir de 2019, con la ambición de convertirse en el primer puerto del Mediterráneo.

Jaafar Mrhardy es optimista. "La idea es desempeñar un papel más importante con relación a África: Marruecos invirtió a contracorriente del sector portuario entre 2008 y 2012, en el momento en el que el mercado se desaceleraba y esta inversión nos dio una ventaja".

- 2,8 millones de viajeros -

Las máquinas no paran en los terraplenes. Pese al mal tiempo se divisa del otro lado del estrecho el puerto español de Algeciras.

En uno de los muelles de Tánger Med I, un aspa de turbina eólica monumental fabricada por una unidad de Siemens Gamesa espera ser enviada a destino.

Cerca de allí, unos agentes de seguridad controlan los coches que embarcan en un ferri rumbo a Italia.

La terminal de pasajeros acogió 2,8 millones de viajeros el año pasado. "Durante la temporada alta, hay entre 32-33.000 pasajeros y 8 a 9.000 vehículos diarios", detalla Hassan Abkari, director de la rama pasajeros. Según él, el nuevo puerto redujo el tiempo de espera y permitió descongestionar el centro de Tánger.

Casi 290.000 camiones de transporte internacional transitaron por Tánger Med el año pasado, a través de la vía de acceso a la autopista de circunvalación situada a unos 50 km.

Los talleres de confección de "Still Nua Fashion", en la zona franca, reciben contenedores con telas procedentes de China y de Turquía. Los modelos concebidos en Irlanda se cortan y cosen allí y después se envían a Estados Unidos y Reino Unido.

"Estamos en el 'fast-fashion', con plazos de entrega muy cortos, la cercanía del puerto es crucial", explica Naual El-Mlih, directora de Still Nua.

- 'Competitividad' -

"El tiempo es dinero: antes para conectar con Hamburgo hacían falta tres semanas, ahora son entre 10 y 12 días. Las conexiones son directas, podemos recibir o hacer salir un contenedor en menos de 24 horas", abunda Mohamed Ali Enneifer, al frente de una nueva unidad de la empresa francesa de producción de cables Acome.

Para él, la llegada anunciada del constructor de automóviles chino BYD, que tiene previsto abrir una fábrica de vehículos eléctricos antes de 2025 en un parque industrial 100% chino, es una "excelente noticia".

"Nos posicionamos como país +best cost+, cerca de los mercados europeos y con costes muy competitivos, lo que favorece la competitividad y la rentabilidad", argumenta Jaafar Mrhady.

Además de las facilidades logísticas o aduaneras que ofrece la zona franca, una de las ventajas es el coste de la mano de obra marroquí.

"La sociedad matriz en Irlanda emplea a 75 personas, con un coste que viene a ser el de nuestra unidad de 400 trabajadores", espeta la directora del taller "Still Nua Fashion". La próxima etapa: deslocalizar el diseño, que todavía se hace en Dublín.