Saltar al contenido principal

Continúa en firme la huelga intermitente de los trabajadores ferroviarios franceses

Un trabajador ferroviario usa un chaleco sobre el que se lee "huelga reforma" durante una manifestación en la estación de Saint-Charles en Marsella
Un trabajador ferroviario usa un chaleco sobre el que se lee "huelga reforma" durante una manifestación en la estación de Saint-Charles en Marsella Bertrand Langlois / AFP

A pesar de que bajó la tasa de huelguistas con respecto al 3 de abril calificado de ‘martes negro’, la movilización siguió en firme y los usuarios tuvieron que lidiar con el tráfico perturbado y buscar alternativas para ir a sus lugares de trabajo.

Anuncios

Este miércoles 4 de marzo Francia vivió una segunda jornada de huelga de los sindicatos de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses (SNCF, por sus siglas en francés). A pesar de que la participación bajó con respecto a ayer -pasó de 33% a 29%- el tráfico estuvo tan perturbado como el llamado 'martes negro'.

Los usuarios sufrieron de nuevo por el caos que genera este paro, a pesar de que fueron informados previamente de la magnitud de la huelga. En esta segunda jornada, los usuarios decidieron privilegiar el automóvil para transportarse. De ahí que el día también haya sido negro en las autopistas. En las horas de la mañana hubo hasta 350 kilómetros de embotellamiento para acceder a París.

A lo largo del día, los sindicatos se reunieron en todo el país en asamblea general para decidir de la continuidad o no de la movilización. Por voto, los empleados de la SNCF, donde el 74% pertenecen a un sindicato, decidieron continuar la huelga siguiendo el dispositivo que se ha fijado. A saber, dos días de huelga cada cinco días hasta sumar 36. De este modo se va a extender hasta finales de junio.

Una huelga que amenaza con endurecerse

Sin embargo, en conversación telefónica con France 24, un miembro del sindicato Sud-Rail, uno de los más radicales, explicó que lo más probable es que la huelga se intensifique. "Nosotros vamos a alzar el tono, (…) es probable que el paro sea renovado cada 24 horas desde la próxima semana y dejemos de lado el esquema actual."

Según Sud-Rail, esta es la única manera de hacerse escuchar por el gobierno y que este detenga su voluntad de reformar la compañía ferroviaria. Sin embargo, esa decisión solo se tomará en una nueva asamblea general a comienzos de la semana entrante, “los agentes ferroviarios son quienes tienen la última palabra”, agregó el miembro del sindicato.

Por su parte, el palacio del Elíseo ha tomado la situación con calma. El portavoz del gobierno, dijo hoy en conferencia de prensa, al término del consejo de ministros, que "la transformación de la compañía se hará con calma y determinación."

Aunque la ministra de Transporte ha dicho en los últimos días que está abierta al diálogo, lo cierto es que el gobierno ya comenzó la reforma. En la noche de este martes, se votaron varias enmiendas en comisión en la Asamblea Nacional. El voto tuvo que ver en particular con los derechos de los trabajadores de la SNCF, derechos que ellos mantendrán en caso de cambio de operador.

El tráfico ferroviario tomará tiempo en normalizarse

Esta primera tanda de dos días de huelga debe terminarse a las 8 de la mañana del jueves 5 de abril. No obstante, el regreso a la normalidad va a llevar más tiempo. Las líneas regionales todavía estarán perturbadas. Por ejemplo, solo habrá uno de cada dos trenes en el tramo París – Le Havre o en el que cubre Nantes – Lyon. En otros ejes, la situación será más crítica, pues no circularán trenes entre Burdeos y Clermont o entre Caen- Le Mans – Tours.

En la región de Isla de Francia, a la cual pertenece París, la situación volverá casi a la normalidad. Excepto por el tren de cercanías de la línea C, que atraviesa la capital de este a oeste y que pasa por varios sitios de interés para los turistas, además de conectar a la ciudad con Versalles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.