Cumbre Ankara

Turquía, Irán y Rusia buscan un “alto el fuego duradero” en Siria

Los presidentes Hasan Rohaní de Iran, Recep Tayyip Erdogan de Turquía y Vladímir Putin de Rusia antes de su encuentro en Ankara, 4 de abril de 2018.
Los presidentes Hasan Rohaní de Iran, Recep Tayyip Erdogan de Turquía y Vladímir Putin de Rusia antes de su encuentro en Ankara, 4 de abril de 2018. Tolga Bozoglu / REUTERS

Los jefes de Estado de los tres países que intervienen militarmente en Siria están reunidos en el Palacio presidencial de la capital turca. El fin de la cumbre es lograr una solución política al conflicto.

Anuncios

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, recibió en Ankara a sus homólogos ruso, Vladímir Putin, e iraní, Hasan Rohaní. El encuentro pretende encontrar soluciones a la guerra civil en Siria en la que los tres países están involucrados.

Entre los temas a tratar está la creación de una nueva constitución siria, así como reforzar la seguridad en las zonas en conflicto para reducir la escalada en el país.

Desde que inició hace siete años, el curso del conflicto en Siria ha sido ampliamente definido por las intervenciones extranjeras. Si Estados Unidos decide retirar sus tropas, la influencia de los otros tres países podría aumentar aún más.

Ankara, Moscú y Teherán, el trio que domina el conflicto sirio

Después de los encuentros en Astana (Kazajistán) y Sochi (Rusia), los mandatarios de Turquía, Rusia e Irán se vuelven a reunir para analizar las alternativas frente a la guerra en Siria.

Siendo este su tercer encuentro, se espera que las discusiones logren alivianar el conflicto que ha dejado miles de víctimas mortales y millones de desplazados. Sin embargo, cada vez que los tres hablan, la tensión aumenta, pues, cada aliado respalda a diferentes partes en el conflicto sirio.

Por un lado, Vladímir Putin y Hasan Rohaní apoyan a las fuerzas del régimen de Siria, lo que ha generado que Damasco recupere más de la mitad del territorio.

Putin y Rohaní siguen la misma línea del Gobierno sirio en cuanto a la lucha contra los grupos rebeldes. Mientras que Erdogan apoya, por su lado, a varias milicias islamistas alzadas en armas contra el gobierno de Bashar al Asad.

A pesar de apoyar a grupos opuestos en la guerra civil siria, el mandatario turco afirmó que la colaboración de las tropas rusas y turcas sobre el terreno ya ha permitido "cierto éxito" a la hora de "evitar muertes de civiles".

“Compartimos muchas preocupaciones con nuestros amigos rusos respecto a Siria. Creemos que el futuro de este país es demasiado importante como para dejarlo en manos de organizaciones terroristas como el grupo Estado Islámico, el YPG o el PYD”, aseguró el presidente turco durante las primeras horas del encuentro.

Una cumbre complicada

Antes de su inicio, las conversaciones en Ankara ya se anunciaban complicadas. Las diferencias, así como los diferentes movimientos que se han hecho para atacar a los grupos insurgentes han sido duramente criticados por Turquía.

Según expertos en el tema, la provincia siria de Idlib es otro tema delicado. Actualmente dominada por yihadistas vinculados al grupo Al Qaeda, esta región en el noroeste de Siria está fuera del control del Gobierno.

Esperemos que las tensiones entre los aliados no saboteen la cooperación del trio que, desde Ankara, trata de reconstruir un país en el que el conflicto ha barrido con su gente y su cultura.

con AFP, REUTERS y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24