Frontera México-EE. UU.

El presidente de EE. UU. enviará entre 2.000 y 4.000 militares a la frontera con México

Graffiti en una sección de la valla fronteriza, donde se ve Anapra en el lado mexicano de la frontera en Ciudad Juárez, México 4 de abril de 2018.
Graffiti en una sección de la valla fronteriza, donde se ve Anapra en el lado mexicano de la frontera en Ciudad Juárez, México 4 de abril de 2018. Jose Luis González/Reuters

Donald Trump anunció medidas en la frontera con México y al mismo tiempo aplaudió las “fuertes leyes migratorias" del gobierno de Enrique Peña Nieto mientras que el mandatario mexicano rechazó las "actitudes amenazantes” por parte de Washington.

Anuncios

Luego de haber anunciado la movilización de la Guardia Nacional a la frontera con México, para controlar la posible llegada de la caravana de migrantes, el presidente de EE.UU. anunció que enviará entre 2.000 y 4.000 militares, "probablemente los mantendremos a todos o a una parte grande de ellos" hasta que el muro esté construido, añadió Trump, quien dijo que su Gobierno todavía está "viendo" cuánto dinero costará ese despliegue a los estados fronterizos.

Sin embargo, horas antes el mandatario Trump, cambió su tono y aplaudió al Gobierno mexicano por haber puesto fin a la caravana de cientos de inmigrantes centroamericanos que buscan llegar a la frontera norte.

Y es que la administración de Peña Nieto había informado que la movilización había sido disuelta por voluntad propia de los participantes, pero varios de los migrantes han asegurado a agencias de noticias que pretenden llegar a territorio estadounidense.

Mientras tanto, el presidente Enrique Peña Nieto, rompió su silencio y en un mensaje difundido en redes sociales, instó a su homólogo estadounidense a resolver los retos de la relación bilateral sobre la base del respeto mutuo, respondiendo por fin a una serie de pronunciamientos del líder estadounidense, así como a presiones internas.

También le pidió no reflejar en la relación con México sus reveses en el plano interior. "Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones", enfatizó.

La ley estadounidense prohíbe usar a los militares para tareas de seguridad y orden público a nivel nacional, por lo que los miembros de la Guardia Nacional tendrán un papel limitado en la frontera y no podrán dedicarse a detener inmigrantes que lleguen a la zona limítrofe.

La caravana de migrantes sigue

Existen diferentes versiones sobre el futuro de la caravana de migrantes que recorre territorio mexicano buscando llegar a Estados Unidos. El gobierno de Enrique Peña Nieto dio por disuelto el movimiento luego de haber ayudado a algunos de los viajantes con permisos temporales de estancia. "Fue producto del ejercicio de nuestras leyes soberanas, que están hechas para proteger, en el marco de los derechos humanos, a los migrantes", informó el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete.

Sin embargo, los integrantes de la caravana, en su mayoría provenientes de Honduras, abordaron este jueves 5 de abril varios autobuses para salir de la localidad de Matías Romero, en el sureño estado de Oaxaca, rumbo a Puebla donde recibirán asesoría sobre las solicitudes de asilo y tendrán la ayuda de una veintena de abogados mexicanos y estadounidenses que resolverán sus preguntas.

El próximo 9 de abril, la caravana, que se celebra anualmente desde 2010, planea llegar a Ciudad de México, donde dará por finalizado su recorrido. Una vez allí, los migrantes que quieran seguir su camino hacia Estados Unidos podrán hacerlo de manera individual o en pequeños grupos.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24