Corea del Sur

La expresidenta de Corea del Sur es condenada a 24 años de cárcel

La expresidenta surcoreana Park Geun-hye durante su proceso judicial en Seúl, el 7 de agosto de 2017.
La expresidenta surcoreana Park Geun-hye durante su proceso judicial en Seúl, el 7 de agosto de 2017. Jung Yeonj-je / AFP

La antigua mandataria Park Geun-hye fue declarada culpable por cargos de abuso de poder, coacción y soborno, que la implican en una grama trama de corrupción en el país. Geun-hye tendrá que pagar también una multa de casi 17 millones de dólares.

Anuncios

La expresidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, fue condenada este viernes 6 de abril por un tribunal de Seúl a 24 años de cárcel y una multa de unos 17 millones de dólares. De este modo se culpa a la exmandataria de varios cargos de abuso de poder, coacción y soborno por su implicación en una gran trama de corrupción, conocida como la “Rasputina”.

Este caso provocó que la primera mujer presidenta del país, hija del fallecido dictador Park Chung-hee, tuviera que destituir en enero de 2017 y ser detenida de forma preventiva, tras las acusaciones del Parlamento y el Tribunal Constitucional. Park perdió entonces la inmunidad de su cargo y quedó en manos de la justicia surcoreana.

El anuncio sobre la condena a la política de 66 años fue emitido en directo por televisión, quedando pública su responsabilidad y relación con la llamada “Rasputina”. Este nombre hace referencia a su amiga y confidente Choi Soon-sil, con quien había creado una red de extorsión y favores con grandes empresas como Samsung y Hyundai, permitiendo además a Soon-sil interferir en asuntos de Estado.

La última vez que Park Geun-hye se presentó ante la corte fue el pasado octubre. Asistió en pocas ocasiones, alegando que se trataba de una persecución política y un juicio imparcial.

Park asumió el cargo de presidenta de la Casa Azul en febrero de 2013, en un acto insólito en el país asiático, con el 80% de diputados hombres. Su vínculo con la política le viene desde los 11 años, cuando su padre llegó al poder e instauró un gobierno autoritario de dos décadas. El asesinato de su madre en 1974, a sus 22 años y recién graduada en ingeniería eléctrica, la empujó a asumir el papel de primera dama. Fue en ese momento que hizo amistad con la llamada “Rasputina” y su padre Choi Tae-min, líder de una secta religiosa que decía ser mensajero de su difunta madre.

Con esta condena, Park Geun-hye se convierte en la primera jefa de Estado en ser destituida en los 30 años de democracia de Corea del Sur y la tercera en pasar por la cárcel tras los militares y políticos Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24