Ogier finaliza líder la primera jornada en Córcega y Loeb se despide del triunfo

Anuncios

Bastia (Francia) (AFP)

El francés Sébastien Ogier (M-Sport Ford) finalizó como líder la primera jornada del Rally de Córcega, cuarta prueba del Mundial, disputada este viernes al sudoeste de Bastia, en la que se quedó sin opciones al triunfo su legendario compatriota Sébastien Loeb (Citroën).

Ogier, vencedor de las tres primeras especiales, aventajó al belga Thierry Neuville (Hyundai) en 33,6 segundos y al británico Kris Meeke (Citroën), en 38,7.

"Estamos muy contentos, hemos luchado duro toda la jornada", señaló el piloto de 34 años, que subrayó haber tenido "muy buenas sensaciones con el coche".

Dos pilotos de Toyota, el estonio Ott Tänak y el finlandés Esapekka Lappi, que se impuso en la cuarta especial, completan el Top 5 provisional.

Nueve veces campeón del mundo, Loeb perdió cualquier esperanza de victoria tras sufrir un accidente en el inicio de la segunda especial y partirá el sábado en WRC2.

Tras una salida de ruta evitando por poco un árbol, Loeb y su copiloto Daniel Elena pudieron salir sin problemas del vehículo, que terminó en una fosa. La experimentada pareja pudo ser víctima de que sus neumáticos estaban todavía fríos. Luego pudieron continuar la carrera.

"Intentamos empujar el coche con la ayuda de los espectadores, pero lo hicimos en el sentido equivocado, lo que terminó de bloquearlo", señaló Loeb, decepcionado por tener que renunciar por anticipado a una "prometedora batalla" con Ogier.

- Duelo frustrado -

Antes, en la primera especial del día, el piloto de Citroën había sido el único capaz de competir de tú a tú con el hombre de M-Sport Ford. Parecía que tomaba forma el gran duelo esperado por la afición francesa.

"Reconozco que es frustrante, sobre todo hacer un error como este tan pronto en el rally", añadió Loeb, que se contentó con hacer un picnic a base de embutidos locales a algunos metros de su coche naufragado.

La legendaria pareja saldrá el sábado en WRC 2 por "el placer" de pilotar.

Ogier, espectacular en la ES1, 49 kilómetros entre La Porta y Valle di Rostino, parecía no estar muy satisfecho de su actuación.

"He tenido muchos problemas, estuve cerca de hacer trompos dos veces y tuve que esperar mucho antes de volver a acelerar en las curvas cerradas", dijo tras la ES1.

Además, los Hyundai confirmaron varias dificultades en el asfalto corso. El noruego Andreas Mikkelsen está a la deriva, a casi un minuto y medio del líder, Ogier.