Saltar al contenido principal

Brasil: expresidente Luiz Inácio Lula da Silva rechazó entregarse a la justicia brasileña

El expresidente brasileño no acató el últimatum otorgado por la justicia brasileña
El expresidente brasileño no acató el últimatum otorgado por la justicia brasileña Marcelo Chello / Reuters

El exmandatario brasileño tenía hasta las 17:00 horas de Sao Paulo para entregarse a las autoridades luego de la orden emitida por el juez federal Sergio Moro durante la tarde del pasado 5 de abril.

Anuncios

Tal como lo había anunciado al diario Folha de Sao Paulo, este viernes 6 de abril, Luiz Inácio Lula Da Silva, no cumplió con la orden de entrega emitida por el juez federal Sergio Moro.

Lula da Silva, permanece en la sede del Sindicato Metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, lugar en donde se refugió desde la noche del jueves 5 de abril, tras conocer la orden emitida por el Tribunal Regional Federal de la cuarta región.

Por los momentos, el expresidente brasileño no ha indicado si se presentará de manera voluntaria más adelante o por el contrario requerirá de la presencia de la Policía Federal para ser arrestado.

De acuerdo con la legislación brasileña, una orden de captura solamente puede ser cumplida entre las 6:00 y las 18:00 horas (21:00 GMT) por lo que las autoridades tienen solamente una hora para detener a Lula. De no hacerlo el viernes 6 de abril, deberán esperar hasta la próxima semana.

El juez Moro además de ofrecer la oportunidad de presentación voluntaria a Lula, prohibió “la utilización de esposas en cualquier hipótesis” debido a la “dignidad del cargo que ocupó”, señaló Moro a través del veredicto.

Lula podría entregarse, pero no por ahora

La defensa del expresidente brasileño continúa negociando las condiciones de una posible entrega tras haberse negado a presentarse a la justicia en el lapso previsto en la orden judicial.

"Lula estaría negociando a través de intermediarios", indicó una fuente del Partido de los Trabajadores a la agencia de noticias EFE.

En este sentido, el presidente de la Federación Nacional de Policías Federales, Luís Antônio Boudens, declaró a los medios de comunicación desde la localidad de Curitiba, que las puertas para el diálogo permanecen abiertas.

"Sí, claro (existe la posibilidad de continuar negociando con la defensa), cuantos menos traumas tenga la ejecución de la orden y cuanto más reservados sean los participantes de la acción mejor. Ahí es cuestión de consenso", destacó Boudens a los medios.

Por su parte, Gleisy Hoffman, presidenta del Partido de los Trabajadores destacó que Lula da Silva no incumplió la orden judicial emitida.

"A él le fue dada por el juez la opción de ir a Curitiba a entregarse y no ejerció ese opción (...) Él está aquí, en la sede del sindicato, que es un lugar público. Todo el mundo sabe dónde está y aquí permanecerá junto con la militancia" declaró la representante del Partido de los Trabajadores.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.