Nicaragua, en alerta por incendios forestales

Anuncios

Managua (AFP)

Nicaragua decretó este viernes alerta amarilla (preventiva) en gran parte del país para contrarrestar los incendios forestales y agropecuarios suscitados en zonas de difícil acceso, principalmente en la reserva biológica Indio Maíz, donde el fuego ha destruido 700 hectáreas de bosque, informaron fuentes oficiales.

La alerta amarilla afecta a 10 de los 17 departamentos nicaragüenses, donde el gobierno activó los cuerpos de socorro que integran el estatal Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

La medida busca "intervenir con prontitud y eficacia para reducir los riesgos a que puedan exponerse familias, comunidades, áreas protegidas" a causa de los incendios, indicó el Sinapred en un comunicado.

Unos 8.000 ambientalistas voluntarios saldrán a partir del lunes a explicar las medidas de prevención de incendios en las zonas afectadas por la alerta, indica la nota.

La policía, por su lado, perseguirá a los agricultores que realicen quemas durante la caza de animales o la preparación de terrenos para las cosechas, entre otras medidas.

El gobierno sospecha que las quemas están relacionadas con la "existencia de abundante material orgánico seco en zonas vulnerables".

El ejército y brigadistas voluntarios intentan desde hace días controlar un incendio en la reserva de Indio Maíz, donde 700 hectáreas de bosque fueron arrasadas por el fuego, informó la vicepresidenta y portavoz oficial, Rosario Murillo, a medios oficiales.

Ha sido "bastante difícil poder controlarlo", admitió la también primera dama.

Por su parte, grupos ambientalistas como Fundación del Río y Cocibolca estiman que las llamas han destruido entre 2.000 y 3.000 hectáreas de la reserva, de 2.639 km2 y segunda de importancia en Nicaragua.

Indio Maíz, al sureste del país, alberga varias especies de animales en peligro de extinción como el tapir, el jaguar, la lapa y el águila arpía.

Los incendios también afectan a las Cordilleras de Dipilto, Jalapa, Amerrisque; los volcanes Cosigüina, Chongo y San Cristóbal, y zonas boscosas del Pacífico de Nicaragua, según grupos ambientalistas.