Ocho muertos en bombardeos contra el último bastión rebelde cerca de Damasco

Anuncios

Beirut (AFP)

Ocho civiles murieron el sábado en bombardeos aéreos contra el último bastión rebelde en Guta Oriental, donde el régimen sirio lanzó una nueva ofensiva tras el fracaso de negociaciones para evacuar a los combatientes de esta región a las puertas de Damasco.

Gracias a una devastadora ofensiva lanzada el 18 de febrero para reconquistar el último feudo rebelde en la periferia de la capital y a acuerdos de evacuación, el régimen de Bashar al Asad retomó el 95% de los territorios insurgentes en Guta Oriental.

Por primera vez desde hace diez días, el régimen reanudó el viernes los bombardeos aéreos contra Duma, último bastión de la oposición en Guta, tras el fracaso de las negociaciones con el grupo rebelde Yaish al Islam que controla la ciudad.

Ocho civiles murieron el sábado en los ataques, según la oenegé Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Reino Unido. Los bombardeos contra Duma ya mataron el viernes al menos a 40 civiles, incluidos ocho niños, según esta organización con una amplia red de corresponsales en Siria.

"Los bombardeos aún no han cesado. Hay tres aviones militares en el cielo y dos helicópteros", aseguró el sábado por la mañana a la AFP Firas al Dumi, un socorrista de Damasco.

- Fracaso de las negociaciones -

La televisión estatal siria difundió en directo el bombardeo de Duma. En las imágenes se veían columnas de humo sobre un devastado paisaje urbano.

La televisión informó también de ataques rebeldes contra Damasco que mataron a seis civiles. El régimen sirio y su aliado ruso acusan regularmente a los insurgentes rebeldes de disparar obuses y cohetes contra la capital.

El régimen sirio está determinado a retomar el control de toda Guta Oriental, en un momento en que, gracias al apoyo militar de Moscú, ya controla más de la mitad del país, devastado desde 2011 por una guerra que dejó más de 350.000 muertos.

Después de haber bombardeado sin cesar durante cinco semanas las zonas rebeldes de Guta Oriental y matado a más de 1.600 civiles, el poder obtuvo por mediación de Moscú acuerdos de evacuación con dos facciones insurgentes, Ahrar al Sham y Faylaq el Rahman.

Más de 46.000 combatientes y civiles se vieron así obligados a trasladarse en autobús a la región de Idlib, en el noroeste del país, la única que escapa todavía completamente al control del régimen.

Sobre el tercer grupo rebelde, Yaish al Islam, el OSDH afirmó en un primer momento que debía beneficiarse de un acuerdo diferente, que habría permitido a sus miembros permanecer en la ciudad y convertirse en una fuerza de seguridad local en contrapartida por el despliegue de la policía militar rusa.

Pero rápidamente, las negociaciones derraparon y fuentes cercanas a ellas aseguraron a la AFP que Moscú y el régimen reclamaban la partida de estos rebeldes, acumulaban refuerzos cerca de Duma y amenazaban con una nueva ofensiva.

- 'Sin avisar' -

Entonces, al término de un acuerdo anunciado por el ejército ruso pero silenciado por Yaish al Islam, cerca de 3.000 combatientes de este grupo y civiles fueron evacuados de Duma hacia el norte de Siria.

Sin embargo el jueves no tuvo lugar ninguna evacuación y al día siguiente se reanudó la ofensiva militar por aire y tierra.

El OSDH afirmó que mientras los aviones bombardeaban Duma el sábado, la artillería del régimen atacaba los campos agrícolas cercanos.

"El régimen está intentado cerrar el cerco entorno a Duma desde el oeste, el este y el sur", afirmó el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Sigue sin estar claro por qué fracasaron las negociaciones. Según la agencia Sana, chocaron con la negativa de Yaish al Islam a liberar a sus prisioneros en Duma. Otras fuentes mencionaron divisiones internas sobre la evacuación: su ala más radical rechaza toda salida.

La reanudación de los bombardeos sorprendió el viernes a los civiles que permanecen en Duma.

"De repente, sin avisar, los bombardeos volvieron a empezar. Hubo 20 bombardeos en 15 minutos", explicó Mohamed, un médico que afirma haber practicado tres amputaciones solo en la jornada del viernes.