EE. UU.-México

Texas y Arizona despliegan tropas en la frontera con México

Inmigrantes indocumentados se dirigen hacia una estación de autobuses camino a ciudades estadounidenses tras ser liberados por la política migratoria de "captura y liberación", en McAllen, Texas, EE. UU., el 6 de abril de 2018.
Inmigrantes indocumentados se dirigen hacia una estación de autobuses camino a ciudades estadounidenses tras ser liberados por la política migratoria de "captura y liberación", en McAllen, Texas, EE. UU., el 6 de abril de 2018. Loren Elliott / Reuters

En respuesta a la llamada del presidente Donald Trump, Texas y Arizona empezaron el despliegue de 400 militares de la Guardia Nacional en la frontera mexicana. Trump busca frenar así la inmigración irregular hasta que el muro esté construido.

Anuncios

Los estados americanos de Texas y Arizona iniciaron este viernes el despliegue de 400 militares de la Guardia Nacional en la frontera entre Estados Unidos y México, en respuesta al llamado del presidente Donald Trump para frenar la inmigración irregular y el tráfico de drogas.

“Tropas de la Guardia Nacional se están desplegando para apoyar las misiones de seguridad fronteriza”, informaron el jefe del Pentágono, James Mattis, y la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

El Pentágono autorizó el uso de un total de 4.000 soldados de la Guardia Nacional, un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas del país, cuyo control está en manos de cada estado y gobernador. La Guardia de Texas envió de “inmediato” unos 250 soldados, así como dos helicópteros Lakota, vehículos y material de apoyo. Por su parte, la gobernación de Arizona, a cargo de Doug Ducey, aportará 150 militares.

Este despliegue de la Guardia Nacional se hará completo en las próximas 72 horas en el caso de Texas, mientras que Arizona asegura que lo hará durante la próxima semana. Estas tropas que se dirigen hacia el sur del país se unirán al centenar permanente que está en la frontera desde 2014 y ayudarán en tareas de “detección aérea, transporte, reparación del muro fronterizo y apoyo logístico”. Lo que no podrán hacer es detener inmigrantes que lleguen a la zona de la frontera.

Inmigración y tráfico de drogas, la lucha de Trump

El 5 de abril, el mandatario Donald Trump anunció en rueda de prensa su deseo de desplegar entre 2.000 y 4.000 militares “que mantendrá” en la frontera con México, con el objetivo de impedir la entrada de inmigrantes ilegales y cargamentos de drogas hasta que el muro esté construido. Una promesa que hizo durante su campaña electoral de 2016 y que está empeñado en cumplir.

El costo de estas tropas está siendo “valorado” por la Casa Blanca, según el presidente de EE. UU, debido al tiempo de permanencia, aunque no es la primera vez que un presidente hace uso de la Guardia, como resalta el memorándum oficial.

Barack Obama lo hizo en 2010, y George W. Bush hizo lo propio entre 2006 y 2008 con 6.000 tropas, manteniendo a los soldados durante un año. La diferencia entre estos casos es que, si se cumple el envío de 4.000 militares, habrá más soldados estadounidenses a lo largo de los 3.100 kilómetros de frontera con México que soldados desplegados en Siria e Irak.

La Casa Blanca está convencida de que “las drogas ilegales, actividades peligrosas de pandillas y la inmigración ilegal” amenazan la seguridad de su “Estado de derecho”. Su interés sobre la inmigración se enfatizó al saber que una caravana de un centenar de inmigrantes iba de México hacia EE. UU.

El presidente Donald Trump cuenta con el apoyo de los estados republicanos de Texas y Arizona. También con el estado de Nuevo México, que no ha ofrecido tropas, pero sí acepta la medida. La tarea más difícil la tiene con California, cuyos dirigentes demócratas se opusieron a la medida.

Con EFE, AFP y Europa Press

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24