Los principales protagonistas de las elecciones húngaras

Anuncios

Budapest (AFP)

Estos son los principales protagonistas de las legislativas húngaras de este domingo, a las que el primer ministro soberanista Viktor Orban se presenta para obtener un tercer mandato consecutivo y el cuarto de su carrera política.

- Orban, el jefe -

Con 54 años, gobierna en Hungría desde hace ocho con el partido conservador Fidesz, y parte como gran favorito según los sondeos de cara a una reelección.

Viktor Orban se dio a conocer en 1989 cuando, con 26 años, desafió al régimen comunista y se convirtió en el preferido del bando liberal y en el símbolo de las aspiraciones de los húngaros de liberarse del totalitarismo y adoptar los valores occidentales.

Pero su vuelta al poder en 2010, tras un primer mandato entre 1998 y 2002, estuvo marcado por un giro ultraconservador y una fuerte influencia sobre la economía, los medios de comunicación y la justicia. Orban se reivindica defensor de una democracia "iliberal" y profesa su admiración por Vladimir Putin.

El dirigente, que pone a prueba a menudo las líneas rojas de la UE, se presenta como defensor de una "Europa cristiana" y detractor de la inmigración irregular, contra la que mandó construir una valla de varios cientos de kilómetros en las fronteras sur de Hungría.

Convertido en ícono de las derechas duras de Europa y del otro lado del Atlántico, ataca sin descanso al multimillonario estadounidense George Soros, que financia numerosas oenegés de defensa de los derechos humanos y simboliza, según él, a la "élite mundialista" de la que él abomina.

- Vona, el arrepentido -

Hace solo seis años, sus simpatizantes quemaban banderas europeas, estigmatizaban a los judíos y participaban en batidas de intimidación en los barrios gitanos.

Pero, con 39 años, Gabor Vona, fundador en 2003 del partido ultranacionalista Jobbik ("Movimiento para una Hungría mejor"), asegura que ha cambiado.

Mientras que Orban ha ido adoptando una línea cada vez más radical, él ha atemperado las posiciones del Jobbik para disfrazarlo de partido conservador y aparecer como una alternativa moderada al Fidesz.

Así, Vona se disculpó por sus excesos del pasado y pasó a denunciar a quienes "atizan la animosidad entre culturas y religiones". Hace campaña contra la corrupción y milita por una mejoría de los servicios públicos, especialmente en educación y sanidad.

- Karacsony, el nuevo -

Recién llegado a la primera línea de la escena política, Gargely Karacsony se presenta como el jefe de filas de la izquierda húngara, encabezando una lista formada por el Partido Socialista (MSZP) y el partido ecologista de centro-izquierda Parbeszed ("Diálogo"), que creó en 2013.

La popularidad del candidato, de 42 años, en los sondeos no se refleja sin embargo en las intenciones de voto, y se espera que su lista no recabe más del 15% de los votos.

Cuenta con el apoyo del ex primer ministro interino vinculado al MSZP, Gordon Bajnai (2009-2010), pero no con el de sus excompañeros del partido ecologista LMP, del que se separó hace cinco años.

- Marki-Zay, el independiente -

No se presenta con una lista, pero a sus 45 años, su sombra planea sobre toda la campaña electoral. En febrero, este candidato independiente hizo caer un bastión del Fidesz, Hodmezovasarhely, en unas municipales en las que se aseguró el apoyo de toda la oposición, desde el Jobbik a la izquierda.

Interpelando a todas las formaciones de la oposición, este exsimpatizante de Orban es partidario de llevar a cabo renuncias sistemáticas para beneficiar a candidatos en mejor posición que él con el fin de desbancar al Fidesz.

Sin embargo, a este padre de siete hijos y católico practicante, se le ve como un posible primer ministro en el caso de que el Fidesz no consiga la mayoría absoluta, algo que él niega.