Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ECONOMIA

Chile, la economía más competitiva de Latinoamérica

Saber más

MODA

Una nueva visión de África plasmada en la semana de la moda de Dakar

Saber más

ÁFRICA 7 DÍAS

Costa de Marfil celebró sus elecciones regionales en medio de la tensión

Saber más

EN FOCO

China espera un 'baby boom' tras la política del segundo hijo

Saber más

EN FOCO

Por qué los turcos-alemanes se sienten extranjeros en Alemania

Saber más

Francia

Bin Salman, el príncipe que quiere encarnar la modernidad de Arabia Saudita

© Eric Feferberg / AFP | El príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman (i) se reúne con el primer ministro galo, Edouard Philippe (d), en París, Francia, el 9 de abril de 2018.

Texto por Natalia Ruiz Giraldo

Última modificación : 10/04/2018

El heredero de la monarquía saudí pasará tres días en Francia como parte de su gira por varios países. Su objetivo: promover una imagen menos conservadora de su nación a través de proyectos económicos que no estén relacionados con el petróleo.

A sus 32 años, Mohamed Bin Salman es el futuro rey de Arabia Saudita, país que cuenta con la mayor reserva de petróleo del mundo. En junio de 2017, su padre, el rey Salman, lo nombró príncipe heredero. Desde entonces, el joven abogado, oficialmente ministro de Defensa, comenzó la implementación de una serie de reformas políticas y sociales.

Su visita a países como Egipto, Reino Unido y Estados Unidos está lejos de pasar inadvertida. Bin Salman se ha encargado, a través de una campaña de comunicación hecha a su medida, de mostrar una imagen más liberal y moderna de Arabia Saudita. En Estados Unidos, en donde estuvo tres semanas, se entrevistó con Mark Zuckerberg, el presidente de Facebook. Del recuerdo quedan fotos del príncipe paseando por Silicón Valley en camiseta, sin formalismos.

Además de su juventud, Bin Salman quiere mostrarse como un líder carismático que ha iniciado las reformas más importantes del reino en los últimos 25 años. Cambios que buscan mostrar una sociedad más abierta, a sabiendas de que el sunismo, la corriente más conservadora del Islam es mayoritaria en el país. De hecho, es él quien impulsó que las mujeres obtuvieran el derecho a conducir un automóvil o incluso a asistir al estadio para ver un partido de fútbol.

“Visión 2030”, el ambicioso proyecto para diversificar la economía saudí

En su periplo internacional, Bin Salman se ha dedicado a vender el futuro de su país bajo el nombre de “Visión 2030”. Así bautizó el proyecto que busca diversificar la economía saudí, hasta hoy centrada en la producción de hidrocarburos. Un proyecto necesario para que el país no colapse y asegure a los jóvenes trabajo fuera de la industria petrolera. De hecho, el 65% de la población saudí es menor de 35 años.

Hay dos ejes fundamentales de su visión. Por un lado, uno dedicado a las nuevas tecnologías. Por eso su visita a Silicon Valley y sus reuniones en búsqueda de inversionistas. En París, su propósito fue el mismo. De ahí que en su almuerzo del 9 de abril, en el palacio de Matignon, con el primer ministro francés Edouard Philippe, también estuvieran Xavier Niel, fundador de Station F, la incubadora de start-ups más grande del mundo, y Cédric Villani, diputado del partido LREM (La República en Marcha) y encargado por Emmanuel Macron de desarrollar el plan sobre Inteligencia Artificial.

Por el otro, un eje cultural. Bin Salman quiere hacer de su país un destino turístico no solo religioso, como ya es el caso por el peregrinaje a La Meca que cada año atrae a dos millones de fieles. Uno de sus proyectos más importantes es hacer del sitio arqueológico de Al Ulah un verdadero centro de interés. A esto se suma un reflorecer de las artes y un nacer de la industria del entretenimiento con la organización de conciertos, la apertura de salas de cine -'Black Panther' es la primera película proyectada en más de dos décadas- y una futura Semana de la moda de Riad.

En la reunión con Macron los temas geopolíticos podrían estar en el orden del día

Emmanuel Macron se reunirá con el príncipe Bin Salman el 10 de abril al caer la tarde. Se tiene previsto un recibimiento oficial en el palacio del Elíseo en donde se dirigirán a la prensa antes de la cena. Hasta ahora, poco se sabe sobre qué temas estarán en la mesa. Pero no cabe duda que los puntos álgidos sobre la geopolítica en Oriente Medio entrarán a discutirse.

Arabia Saudita lidera una intervención militar internacional en Yemen, realizando bombardeos contra los rebeldes hutíes (chiitas) desde 2015, lo que sumió al país en una crisis humanitaria mayor. De hecho, hay siete millones de personas al borde de la hambruna. Esta podría ser una discusión de cuidado pues los saudíes son el segundo cliente de Francia en venta de armas. De ahí, que organizaciones internacionales cuestionen el rol del país galo en el conflicto yemenita.

Un segundo punto delicado, será el del acuerdo nuclear con Irán. En este caso, Bin Salman se alinea con la opinión del presidente estadounidense, Donald Trump, de romper el acuerdo firmado durante la Administración Obama y volver a restablecer las sanciones a Teherán. Una posición que París no comparte.

En la visita de tres días no se espera ninguna firma de acuerdos entre ambos países. Sin embargo, se supo que Emmanuel Macron viajará a Arabia Saudita a finales de año para la firma de varios contratos.

Primera modificación : 09/04/2018

  • Cambios en Arabia Saudita

    Arabia Saudita: el rey Salmán relevó a jefes militares y nombró a una mujer como ministra adjunta de Trabajo

    Saber más

  • Deportes

    Las mujeres de Arabia Saudita entran a su primer partido de fútbol

    Saber más

  • Cultura

    Tras 35 años de prohibición, el cine regresa a Arabia Saudita

    Saber más